PUBLICIDAD

Mascotas
Conjuntivitis en el gato
La conjuntivitis es muy frecuente en los felinos domésticos, y reconocer sus síntomas es importante para determinar su causa y aplicar el tratamiento adecuado. Te explicamos cómo cuidar los ojos de tu gato y evitarle problemas.
Escrito por María Bayón Piedrabuena, Veterinaria clínica de pequeños animales

Qué es la conjuntivitis en los gatos y causas

La conjuntivitis es una situación muy frecuente en nuestros animales de compañía, y especialmente en los gatos. Se trata de una inflamación de la conjuntiva en respuesta a una agresión externa o interna de diversa naturaleza, que puede afectar a uno de los ojos (unilateral), o a ambos (bilateral), y en función de la rapidez en el inicio de los síntomas y su peristencia en el tiempo, las conjuntivitis pueden ser agudas o crónicas. No existe una predilección sexual, de edad o de raza en la aparición de la conjuntivitis felina.

El ojo felino

El ojo de los gatos se asemeja en muchos aspectos al ojo humano, aunque ciertas peculiaridades les hacen mucho más eficaces para la visión nocturna y en movimiento, algo de gran utilidad a la hora de cazar. El globo ocular del gato consta de varias partes, pero la que nos atañe en este artículo es la conjuntiva, una membrana semitransparente que recubre la parte del ojo que contacta con el exterior, desde que termina la córnea (una membrana transparente, de forma convexa, situada en la zona frontal del ojo), hasta el borde de los párpados, por el interior, incluyendo al tercer párpado o membrana nictitante. Posee vasos sanguíneos, nervios y células secretoras de mucina. Además, las glándulas lacrimales secretan lágrimas para mantener húmedas y limpias la conjuntiva y la córnea.

Causas más frecuentes de conjuntivitis felina

Hay que tener en cuenta que es muy importante determinar el origen de la conjuntivitis felina, ya que puede tratarse de una afectación leve, o ser una manifestación de una enfermedad más grave. Estas son las causas más frecuentes de este tipo de problemas oculares en el gato:

  • Herpesvirus felino (HVF-1): es un agente vírico que origina un cuadro respiratorio de vías superiores. Los gatitos y gatos jóvenes son más susceptibles, y es fácilmente contagiosa. Una vez el virus ha contactado con el animal, este se puede convertir en portador y sufrir conjuntivitis y úlceras corneales recurrentes, e incluso infectarse con bacterias. Esta enfermedad se puede prevenir con la vacunación.
  • Clamidiosis: está producida por la bacteria Chlamydophila felis. Generalmente produce únicamente conjuntivitis aunque, en ocasiones, puede afectar también al tracto respiratorio superior. Es fácilmente transmisible entre gatos, especialmente en colectividades. Existen vacunas frente a esta enfermedad.
  • Otros agentes infecciosos: Mycoplasma haemofelis, Calicivirus, diversas bacterias, hongos.
  • Traumatismos y cuerpos extraños: es frecuente que se produzcan daños en la conjuntiva y en la córnea de los felinos cuando interactúan con otros animales, y se golpean y arañan, o mientras se acicalan con sus patas. A veces, se introducen cuerpos extraños, como una espiga o una uña rota.
  • Agentes químicos: algunas sustancias pueden ser muy peligrosas si se derraman sobre el ojo de nuestro gato, como la lejía o el alcohol, entre otras.
  • Alergia: la alergia a diversas sustancias presentes en el ambiente, medicamentos tópicos, o los alimentos, pueden desencadenar secreción ocular y conjuntivitis felina.
  • Alteraciones anatómicas oculares: las anormalidades en la forma de los párpados, el crecimiento de las pestañas, o la disposición de las glándulas lacrimales y los orificios de drenaje de las lágrimas, pueden provocar conjuntivitis en el gato de manera secundaria.
  • Tumores: linfoma.
  • Otras enfermedades oculares del gato: uveítis, glaucoma, queratoconjuntivitis.

Actualizado: 9 de Mayo de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Ingrid Ramón

Educadora canina experta en adiestramiento positivo, colaboradora con la Universidad Autónoma de Barcelona y autora del libro 'Entiende y educa a tu perro'.

Ingrid Ramón

Educadora canina y autora de 'Entiende y educa a tu perro'
“En España tenemos la idea de que solo hay que llevar al perro al adiestrador o al etólogo si hay un gran problema”

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '