PUBLICIDAD

Leptospirosis
La leptospirosis es una enfermedad infecciosa que se transmite de los animales al ser humano. La infección puede producir desde fiebre hasta la afección de múltiples órganos, causando incluso la muerte.
Escrito por Ana Moreno Cerro, Doctora de Medicina y especialista en Inmunología

Qué es la leptospirosis

Leptospirosis

La leptospirosis es una enfermedad infecciosa, de distribución universal, que se transmite de forma natural de los animales al ser humano (zooantroponosis). Afecta a varias especies de animales domésticos y salvajes, y los humanos se pueden infectar por contacto directo con un animal infectado o con un medio ambiente contaminado con el germen. La infección en humanos puede producir cuadros clínicos que van desde solo fiebre, tos, dolor de cabeza o muscular y escalofríos, hasta la afección de múltiples órganos (riñones, hígado, bazo, cerebro, pulmones), causando incluso la muerte.

La leptospirosis es una zoonosis que afecta a muchas especies animales salvajes y domésticas; se ha descrito en más de 160. Estos animales constituyen el reservorio (es decir, que el germen se mantiene en ellos) y la fuente de infección para el ser humano. Las especies salvajes más afectas son los roedores, y los animales domésticos más afectos son los perros y el ganado bovino, equino, ovino y porcino.

Los animales infectados eliminan leptospiras por la orina y los humanos se infectan cuando entran en contacto con estos animales o con las aguas infectadas, especialmente aguas estancadas y terrenos húmedos contaminados con la orina de estos animales.

En la persona infectada, el sistema inmunitario produce anticuerpos frente al serotipo (categoría del microorganismo basada en sus antígenos. Dentro de un mismo tipo de bacteria –también ocurre con las leptospiras–, puede haber diferentes serotipos o bacterias con diferentes moléculas en su superficie; estas son las moléculas que el sistema inmunitario detecta como antígenos ajenos al cuerpo) de leptospira que ha ocasionado la infección. Es decir, que una persona que padece y se recupera de una infección por leptospira, aunque haya creado anticuerpos frente a esa leptospira, no está protegida frente a posibles infecciones por otras leptospiras con otro serotipo y, por lo tanto, la misma persona no está libre de sufrir otras leptospirosis.

Esta enfermedad también se conoce como Enfermedad de Weil, fiebre icterohemorrágica o ictericia hemorrágica, enfermedad de las porquerizas, fiebre de los arrozales, fiebre de los cortadores de caña, fiebre de los pantanos o del fango, enfermedad de Stuttgart, y en algunos casos, fiebre por Leptospira canicola.

Actualizado: 3 de Mayo de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD