Las uveítis son inflamaciones de la úvea, que es una de las tres capas concéntricas, pegadas entre sí, que forman el ojo junto a la esclera y la retina:

  • Esclera: es la capa más externa, de color blanco y opaca, que se ve desde fuera en todo el ojo menos en la córnea, que es trasparente y deja ver el iris y la pupila. Es la capa que protege el interior del ojo y le da consistencia.

    PUBLICIDAD

  • Retina: es la capa más interna y la parte del ojo que nos permite ver, ya que envía las imágenes al cerebro.
  • Úvea: se encuentra entre medias de la esclera y la retina. De forma sencilla, podemos dividir la úvea en dos segmentos: anterior y posterior. El segmento anterior es más fácil de identificar, porque lo forma en su mayor parte el iris y también los cuerpos ciliares, que tienen dos funciones: se encargan de enfocar las imágenes al estirar o relajar el cristalino, y además secretan el humor acuoso, un líquido que rellena la parte anterior del ojo y nutre la esclera. Al segmento posterior de la úvea se le conoce como coroides, y está repleta de vasos sanguíneos que facilitan el metabolismo de la retina; contiene además el epitelio pigmentado que, como los melanocitos en la piel, detiene los rayos luminosos del exterior.

    PUBLICIDAD

Causas de uveitis

Las causas por las que se produce una uveítis son diversas, y en muchos casos ni siquiera se conoce su origen, pero las más frecuentes son:

Anatomía del ojo

Incluso aunque se conozca la causa, los mecanismos por los que aparece una uveítis no están del todo claros.

PUBLICIDAD

Creado: 21 de noviembre de 2012

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD