PUBLICIDAD

Noticias Ejercicio y deporte

Hacer ejercicio sin control médico eleva el riesgo de arritmia

Los expertos alertan de que practicar ejercicio físico sin realizarse un reconocimiento médico previo puede aumentar el riesgo de sufrir arritmias o fibrilación auricular en personas que no están preparadas para el deporte.
Alertan del riesgo de arritmia por hacer ejercicio sin control

Antes de ponerte a practicar ejercicio sométete a un reconocimiento médico

04 de Marzo de 2014

Practicar ejercicio físico sin realizarse un reconocimiento médico previo aumenta el riesgo de sufrir arritmias o fibrilación auricular en muchas personas que físicamente no están preparadas para afrontar determinados ritmos en la actividad deportiva, y en vez de conseguir beneficios para su salud, pueden ver perjudicada su calidad de vida, según advierte el Dr. Aurelio Quesada, cardiólogo en el Hospital Casa de Salud de Valencia.

El cardiólogo explica que antes de iniciarse en la práctica de un deporte debería ser obligatorio pasar por un chequeo médico para confirmar que no existe ningún problema físico. Según este experto, aunque los trastornos cardiacos no son las únicas causas de fibrilación auricular, sí suelen ser factores de riesgo importante a partir de los 50 años.

Se estima que en el año 2050 alrededor de seis millones de personas en Europa padecerán arritmias o fibrilaciones auriculares

Los especialistas estiman que en el año 2050 alrededor de seis millones de personas en Europa –el 10% de la población– padecerán arritmias o fibrilaciones auriculares, afecciones cuya prevalencia aumenta cuando se trata de mayores de 80 años porque están relacionadas con el proceso de envejecimiento.

Para prevenir su aparición lo mejor es evitar los factores de riesgo que desencadenan el trastorno, por ejemplo llevar un buen control de la presión arterial y consultar con un experto si se sufren palpitaciones o se detecta un pulso irregular, ya que, como ha señalado el Dr. Quesada, un diagnóstico precoz hace que el tratamiento sea más sencillo, mientras que, si no se trata, las complicaciones de la fibrilación auricular pueden llegar a ser graves.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD