PUBLICIDAD

Fotoqueratitis, cómo prevenir la ceguera de la nieve

La fotoqueratitis es un problema corneal causado por no protegerse los ojos de los rayos ultravioleta al esquiar o permanecer en un lugar con nieve o hielo. Descubre qué es la ceguera de la nieve y qué debes hacer para prevenirla.
Fotoqueratitis o ceguera de la nieve

Actualizado: 14 de febrero de 2020

Con los primeros copos de nieve del invierno las pistas de esquí comienzan a llenarse. Esquís, tablas de snow, botas, bastones…, son algunos de los elementos necesarios para surcar el paisaje blanco, pero no hay que olvidar las gafas de sol, que además de evitar que cualquier cosa entre en tus ojos también te protegen de la ceguera de la nieve o fotoqueratitis.

El hielo y la nieve son grandes reflectantes de la luz y más todavía si se está a elevadas alturas, como en las montañas donde se practica el esquí, ya que cada 1.000 metros de altitud se incrementa un 10% la proporción de radiación ultravioleta. El sol puede provocar quemaduras en la piel y también puede hacer lo mismo en la córnea y en la conjuntiva de los ojos, y como no es posible aplicarse crema solar en esta delicada zona, la mejor manera de protegerlos es utilizar unas buenas gafas de sol.

La fotoqueratitis se produce cuando los rayos del sol o una luz muy potente causan una quemadura en la córnea de los ojos

Cuando no se siguen estas recomendaciones y se está expuesto a los rayos ultravioleta (UV) del sol de manera prolongada se produce la fotoqueratitis, una afección ocular dolorosa que, aunque suele revertirse en unos días, puede aguarte la fiesta. Ya se ha notificado más de un caso de rescates en la nieve por este motivo, y es que cuando aparece la ceguera de la nieve la sensibilidad visual es tal que apenas se puede permanecer con los ojos abiertos.

Síntomas de la fotoqueratitis

Según nos ha explicado a Webconsultas el Dr. Alberto González-Costea, miembro de la Asociación Profesional de Oftalmólogos de España (APOE), con tan solo dos horas de exposición a una luz intensa –que también puede provenir de equipos de soldadura– se pueden producir daños en los ojos que den lugar a la ceguera de la nieve. Según explica el experto de la APOE, los principales síntomas que se manifiestan durante la fotoqueratitis son:

  • Síntomas de la fotoqueratitis: dolor ocular

    Dolor ocular

    Al igual que ocurre con una quemadura en la piel, las quemaduras en los ojos también causan dolor.

  • Síntomas de la fotoqueratitis: vision borrosa

    Visión borrosa

    Es uno de los rasgos más característicos de esta enfermedad, que impide realizar cualquier actividad.

  • Síntomas de la fotoqueratitis: enrojecimiento

    Enrojecimiento

    Los ojos pueden tornarse a un color rojo debido al daño causado por los rayos UV.

  • Síntomas de la fotoqueratitis: sensación de arena

    Sensación de arena

    Las quemaduras en la córnea pueden hacer que el paciente sienta una sensación similar a cuando entra arena en los ojos o cualquier objeto extraño.

  • Síntomas de la fotoqueratitis: fotofobia

    Fotofobia

    La sensibilidad a la luz se multiplica exponencialmente en el caso de la fotoqueratitis, puede incluso hacer que no sea posible abrir los ojos.

  • Síntomas de la fotoqueratitis: lagrimeo

    Lagrimeo

    Ante el daño los ojos reaccionan segregando lágrimas.

  • Síntomas de la fotoqueratitis: inflamación de párpados

    Inflamación

    Los párpados pueden inflamarse (blefaritis) a causa de este problema ocular.

Además, la American Academy of Ophthalmology añade que en los casos más graves de queratitis solar también pueden aparecer como síntomas: 

  • Síntomas de la fotoqueratitis: dolor de cabeza

    Dolor de cabeza

    Los dolores de cabeza son muy comunes cuando se tiene fotoqueratitis.

  • Síntomas de la fotoqueratitis: pérdida de visión

    Pérdida de la visión

    En algunos casos se puede perder la visión por completo durante algún tiempo.

Si tienes alguna de las molestias descritas y acudes al médico este te preguntará si has estado expuesto durante largos periodos a radiación solar o luces intensas, te podrá examinar la córnea con el instrumental adecuado, e incluso aplicarte unas gotas de contraste de fluoresceína, que permiten observar el daño por rayos UV.

Tratamiento de la ceguera de la nieve

La fotoqueratitis es un trastorno que suele desaparecer por sí solo, por lo que no existe un tratamiento específico para esta oftalmia de las nieves. Aun así, se pueden llevar a cabo algunas acciones para reducir las dolorosas molestias ocasionadas por el sol o la luz potente. Según la American Academy of Ophthalmology colocarse una compresa fría sobre los ojos cerrados puede ser un buen método de primeros auxilios para reducir el dolor y la inflamación.

El Dr. Alberto González-Costea añade que el tratamiento de la fotoqueratitis dependerá del tiempo que se haya permanecido expuesto a los UVB y de la intensidad de la luz. Las opciones que se suelen utilizar, según nos explica, consisten en tomar analgésicos y cerrar los ojos y dormir en los casos más leves; mientras que en los más graves se hace imprescindible la visita a un especialista en oftalmología, que prescribirá un tratamiento con colirio ciclopléjico para reducir el dolor, oclusiones oculares con pomadas antibióticas para evitar las infecciones, e incluso algún antiinflamatorio si es preciso.

Además, se debe evitar estar más tiempo expuesto a la radiación solar o luz intensa y frotarse los ojos, pues esto puede provocar daños todavía mayores.

Prevenir la fotoqueratitis con unas buenas gafas de sol

El mejor tratamiento es la prevención, y por ello lo mejor que se puede hacer es proteger los ojos con unas buenas gafas de sol, especialmente si tienes previsto estar periodos largos al aire libre en zonas con hielo o nieve. Por supuesto, también habrá que utilizar las medidas de prevención de riesgos laborales correspondientes si se va a utilizar, por ejemplo, una herramienta de soldado.

Desde la Asociación Escuelas, Profesores y Entrenadores de Deportes de Invierno (AEPEDI) nos explican que para proteger adecuadamente los ojos de la luz reflejada en el hielo o la nieve se deben usar gafas de protección para los rayos solares, especialmente para los espectros de UVA e infrarrojos. Además, las gafas deben cubrir lo máximo posible y estar cerradas por los laterales para evitar así que los rayos nocivos alcancen los ojos al penetrar por esa zona.

En cuanto al nivel de protección de las gafas –que miden la cantidad de luz que absorben, y va desde el 0 hasta el 4– nos explican que en estos casos se debe usar un filtro de al menos nivel 3, aunque el Dr. Alberto González-Costea lo eleva al 4, el máximo. Además, la polarización de las lentes para evitar reflejos puede constituir una protección extra, muy recomendable cuando se practican deportes de nieve.

Actualizado: 14 de febrero de 2020

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD