Lesión en el psoas ilíaco, así es la lesión de Rafa Nadal

Te contamos cómo es una lesión del psoas ilíaco, el problema que ha precipitado la derrota de Rafa Nadal en el Open de Australia. Conoce las causas, síntomas y tratamiento del problema en este músculo clave en la cadera.
Rafael Nadal
Crédito editorial: Victor Joly / Shutterstock.com

Actualizado: 26 de enero de 2023

La lesión del psoas ilíaco es una afección en la que el músculo psoas ilíaco (en realidad dos músculos, psoas e iliaco), también conocido como el músculo cadera flexor, se daña o sufre una lesión. El psoas ilíaco es uno de los músculos más potentes del cuerpo, y se encuentra en la parte frontal de la cadera y es responsable de flexionar la cadera, atravesándola en diagonal desde la zona lumbar hasta el fémur. Una lesión en este músculo puede causar dolor en la parte frontal de la cadera, dificultad para mover la pierna y debilidad en la cadera, dificultando el ponerse erguido, caminar o correr.

PUBLICIDAD

Esta lesión ha saltado a los telediarios después de que el tenista manacorí Rafa Nadal fuera eliminado del Open de Australia tras perder mermado por este percance su duelo en segunda ronda. En concreto, como el propio deportista español ha anunciado en sus redes sociales, se trata de una lesión grado 2 en el músculo psoas ilíaco de su pierna izquierda. Los síntomas de una lesión parcial de estas fibras musculares pueden incluir dolor en la parte frontal del muslo o la ingle, debilidad en la pierna y dificultad para levantarla.

En general, el tratamiento de una lesión en el psoas ilíaco puede incluir el uso de hielo, reposo, fisioterapia, tratamiento analgésico para el dolor y ejercicios de fortalecimiento para fortalecer el músculo y prevenir recurrencias. Es importante siempre buscar el asesoramiento de un profesional de la salud para determinar la gravedad de la lesión y el mejor plan de tratamiento. Hay que tener en cuenta que pueden pasar varias semanas o meses hasta que el músculo sane completamente. Para ello, es importante seguir las instrucciones de un profesional de la salud para evitar dañar el músculo más.

PUBLICIDAD

A continuación, te explicamos más en profundidad todo sobre las lesiones en el psoas, y más en concreto sobre la de grado II que nos puso en vilo sobre una posible retirada de Rafa Nadal de las pistas, y que, por ahora, parece por suerte para todos los amantes del deporte solo momentánea.

Anatomía del Psoas

Grados de lesión del psoas ilíaco

Existen varios grados de lesión en el músculo psoas ilíaco, que van desde una simple contractura hasta una rotura completa. Algunos ejemplos incluyen:

  • Grado 1: contractura o sobrecarga leve, donde el músculo está dolorido pero todavía funciona adecuadamente.
  • Grado 2: desgarro parcial, en el que el músculo está dañado pero aún puede contraerse.
  • Grado 3: desgarro completo, en el que el músculo se ha roto completamente y no puede contraerse.

    PUBLICIDAD

Por qué puede ocurrir una lesión en el psoas

Una lesión en el músculo psoas ilíaco, en concreto de grado 2,  puede ocurrir debido a varias razones, algunas de las cuales pueden incluir:

  • Sobrecarga o uso excesivo: el uso excesivo o la sobrecarga del músculo puede causar una lesión. Esto puede ocurrir en atletas que practican deportes que requieren movimientos repetitivos de la cadera, como correr, saltar o levantamiento de pesas.
  • Falta de flexibilidad: los músculos tensos o poco flexibles son más propensos a sufrir lesiones.
  • Desgaste: el desgaste natural debido al envejecimiento, el uso prolongado o una mala técnica de ejercicio puede debilitar los músculos y aumentar el riesgo de lesiones.
  • Trauma: un golpe directo o una caída pueden causar una lesión en el músculo psoas ilíaco.

    PUBLICIDAD

  • Mala postura: Una mala postura o un desequilibrio muscular pueden contribuir a las lesiones en el músculo Psoas Ilíaco.
  • Otros problemas musculares: problemas en la columna vertebral o en la articulación de la cadera.
Mujer practicando halterofília

En general, los deportistas que participan en actividades que requieren movimientos de flexión de cadera, como el levantamiento de pesas, el ciclismo, el fútbol y el baloncesto, tienen un mayor riesgo de sufrir una lesión en el músculo psoas ilíaco. También pueden estar en riesgo aquellos que tienen una mala postura o una debilidad en la zona lumbar. Es importante que estos deportistas realicen un buen calentamiento antes de comenzar su actividad física y trabajen en fortalecer los músculos de la zona lumbar y de la cadera.

PUBLICIDAD

En cuanto a los tenistas, la lesión del músculo psoas ilíaco puede ser común en estos deportistas debido a los movimientos repetitivos y el estrés continuo en la zona de la cadera durante el juego. El golpeo constante de la pelota puede causar inflamación y tensión en el músculo psoas ilíaco, lo que puede llevar a dolor en la ingle y dificultad para realizar movimientos de rotación y flexión de cadera.

Los tenistas pueden reducir su riesgo de sufrir una lesión en el músculo psoas ilíaco mediante una buena preparación física, una técnica de juego adecuada, un calentamiento adecuado antes de jugar y el fortalecimiento de los músculos de la cadera y la zona lumbar.

Síntomas de una lesión grado 2 en el psoas ilíaco

Los síntomas de una lesión grado 2 en el músculo psoas ilíaco pueden variar dependiendo de la gravedad de la lesión, pero algunos de los síntomas comunes pueden incluir:

PUBLICIDAD

  • Dolor: el dolor es uno de los síntomas más comunes de una lesión en el músculo psoas ilíaco. Puede sentirse en la parte frontal del muslo o en la ingle y puede ser agudo o punzante.
  • Debilidad: puede sentir debilidad en la pierna afectada, especialmente al levantar la pierna.
  • Dificultad para mover la pierna: puede tener dificultad para mover la pierna afectada, especialmente al levantarla o doblarla en la cadera.
  • Hinchazón: puede haber hinchazón o inflamación en la zona de la lesión.
  • Dolor al palpar: puede ser sensible al tacto o al palpar en el área de la lesión.
  • Dolor al caminar o al correr: puede sentir dolor al caminar o correr
Hombre con síntomas de dolor en el músculo psoas ilíaco

Si experimentas dolor en la cadera o la ingle, es importante descansar y buscar atención médica para evitar una lesión mayor. Es importante tener en cuenta que estos síntomas pueden variar de persona a persona y pueden ser similares a los de otras lesiones. Por ello, es fundamental que sea un profesional de la salud quien realice un diagnóstico preciso y las recomendaciones de tratamiento adecuadas a cada caso.

Cómo se diagnóstica una lesión grado 2 en el psoas ilíaco

Un diagnóstico de una lesión en el músculo psoas ilíaco se puede hacer a través de una combinación de diferentes métodos, como la historia clínica, el examen físico y las pruebas de imagen:

  • La historia clínica se refiere a la recopilación de información sobre los síntomas, la mecánica de la lesión, y otros factores relevantes como antecedentes médicos, etcétera.
  • El examen físico se realiza para evaluar el rango de movimiento, la fuerza, la sensación, y la presencia de dolor o hinchazón en el área afectada.
  • Las pruebas de imagen, como las radiografías, resonancias magnéticas (MRI) y tomografías computarizadas (TC), se utilizan para obtener imágenes detalladas del músculo y los tejidos circundantes y para confirmar la presencia de una lesión.

En conjunto, estos métodos se utilizan para determinar la gravedad de la lesión, y el tratamiento adecuado al grado de lesión en el psoas ilíaco que se padezca. Es importante que un especialista en medicina deportiva o un fisioterapeuta, especializado en lesiones musculares, realice el diagnóstico y el tratamiento para asegurar una recuperación adecuada.

Fisioterapeuta tratando el psoas ilíaco de una mujer

Tratamiento de una lesión del psoas ilíaco

El tratamiento para una lesión en el músculo psoas ilíaco, en concreto para una lesión de grado 2, puede incluir:

  • Reposo: es fundamental dar descanso al músculo afectado para permitir que se cure. Esto puede incluir limitar las actividades que causan dolor y evitar cualquier actividad que requiera movimientos que causen tensión en el músculo.
  • Fisioterapia: un fisioterapeuta puede ayudar a reducir el dolor y la inflamación mediante el uso de técnicas de masaje, estiramientos y ejercicios de fortalecimiento.
  • Terapia manual: un fisioterapeuta también puede utilizar técnicas manuales para ayudar a mejorar la movilidad del músculo y reducir la inflamación.
  • Ejercicios de fortalecimiento: un fisioterapeuta puede recomendar ejercicios específicos para fortalecer el músculo psoas ilíaco y prevenir futuras lesiones.
  • Medicamentos: si el dolor es intenso, el médico puede recetar analgésicos o antiinflamatorios para ayudar a aliviar el dolor.
  • Cirugía: en raras ocasiones, una lesión grado 2 en el músculo psoas ilíaco puede requerir cirugía si no responde al tratamiento conservador.

Es importante destacar que el tratamiento debe ser dirigido por un especialista en medicina deportiva o un fisioterapeuta especializado en lesiones musculares para asegurar una recuperación adecuada.

Pronóstico de una lesión grado 2 del músculo psoas ilíaco

El pronóstico para una lesión grado 2 del músculo psoas ilíaco puede variar dependiendo de varios factores, como la gravedad de la lesión, la rapidez con la que se busca tratamiento, y la adherencia del paciente al tratamiento recomendado. En general, las lesiones grado 2 son consideradas como lesiones moderadas, y su pronóstico es mejor que el de las lesiones grado 3, pero peor que el de las lesiones grado 1.

 

Con un tratamiento adecuado y un buen cumplimiento del paciente de los pasos a seguir, se espera que la mayoría de las personas con una lesión grado 2 del músculo psoas ilíaco recuperen completamente su función y vuelvan a sus actividades normales en un periodo de tiempo de varias semanas a varios meses. En el caso de Rafael Nadal, él mismo ha aclarado que su periodo de recuperación oscilará entre las 6 y 8 semanas.

 

Sin embargo, en algunos casos, la lesión puede tardar más tiempo en sanar o puede dejar una cierta cantidad de debilidad o dolor residual. Por eso es importante seguir con el tratamiento recomendado y hacer ejercicios de fortalecimiento para prevenir futuras lesiones.

Creado: 19 de enero de 2023

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD