Google+
YouTube

Ejercicio y deporte

Distensiones musculares
Escrito por Julián Martínez San Juan, osteópata, quiromasajista deportivo y técnico superior deportivo
Los desgarros fibrilares son frecuentes en deportes con acciones violentas o cambios de ritmo bruscos en la carrera (atletismo de velocidad,fútbol…). Te explicamos cómo recuperarte bien de esta lesión muscular.

Distensiones musculares

Una distensión muscular es el desgarro parcial o completo de fibras musculares, que se rompen, en mayor o menor cantidad, dependiendo de la violencia del gesto causante de la lesión. El desgarro puede ser tan ínfimo que sólo pueda ser observado y diagnosticado a través de microscopio o ecografía, o puede ser tan grave que provoque un sangrado interno por rotura masiva de fibras musculares.

En el momento de producirse la lesión, las fibras musculares afectadas se retraen formando una brecha entre los extremos rotos. En ocasiones, además de verse afectadas estas fibras, también pueden verse implicadas las estructuras circundantes como el tejido conjuntivo (tendones) o los vasos sanguíneos. La afectación de los vasos sanguíneos evidencia la existencia de un hematoma en la zona afectada.

¿Cómo se produce una distensión muscular?

Los desgarros o distensiones musculares se deben a una sobrecarga dinámica; siendo la causa más típica una contracción violenta con estiramiento excesivo simultáneo. Es decir, se conjugan dos tensiones enfrentadas. Por un lado la extensión muscular, es decir, la tensión excéntrica, y por otro la contracción muscular, o tensión concéntrica.

Estas lesiones suelen aparecer con frecuencia en deportes con movimiento o acciones explosivas (fútbol, atletismo de velocidad…). Un cambio de ritmo brusco en la carrera, un golpeo al balón, una batida de salto, son movimientos en los que el músculo puede verse afectado con esta lesión.

 

Temas en este artículo

Actualizado: 14/02/2014

PUBLICIDAD

Entrevista

Dr. Isidre Mas

Especialista en medicina deportiva

"Algunas de las enfermedades implicadas en la muerte súbita no tienen una presencia continua, por lo que es difícil encontrarlas, por ejemplo, con un solo electrocardiograma"

 

6.000 pasos diarios de caminata reducen el riesgo de artrosis

Caminar como mínimo seis mil pasos al día ayuda a evitar desarrollar problemas de movilidad o dificultades para realizar actividades como subir escaleras, tanto si se tiene riesgo de artrosis de rodilla como si no.

Fuente: 'Arthritis Care & Research'

 

PUBLICIDAD