PUBLICIDAD

Embarazo
Embarazo en la adolescencia
El embarazo en la adolescencia puede afectar a la salud de la madre o del futuro bebé. Conocer los posibles riesgos y ponerte en manos expertas es el mejor consejo para prevenir las complicaciones que conlleva.
Escrito por Eva Salabert, Periodista experta en salud

Complicaciones en un embarazo adolescente

Adolescente embarazada que se siente mal

Las adolescentes son más propensas a sufrir anemia grave durante el embarazo

El embarazo en la adolescencia está asociado con un mayor índice de morbilidad y mortalidad, tanto para la madre como para el bebé. Como explica la Dra. Bárbara Castro, de la Unidad de ginecología de la Adolescencia del Hospital Universitario La Paz de Madrid, el organismo de la adolescente tiene unas necesidades para su propio desarrollo en las que puede interferir la gestación, con los consiguientes riesgos de malnutrición o retraso en el desarrollo óseo, entre otros.

A nivel psicológico, la adolescente se encuentra en una etapa de inmadurez, que hace que acuse más el rechazo, sienta vergüenza, y sufra problemas de adaptación o de falta de apoyo emocional, ya que por lo general no tiene pareja, o la relación no está consolidada.

Además, muchas de las adolescentes quedan nuevamente embarazadas en los dos años siguientes al nacimiento del primer bebé, lo que dificulta todavía más continuar con los estudios y conlleva generalmente una mala situación económica en el futuro, que también afectará al bienestar de los hijos.

Complicaciones para la madre adolescente

Las adolescentes embarazadas tienen un riesgo mucho mayor de sufrir complicaciones durante el embarazo como:

Complicaciones para el hijo de madre adolescente

La Dra. Castro afirma que se ha observado mucha mayor incidencia de defectos congénitos, aunque no graves, entre los bebés nacidos de madres adolescentes. Entre los problemas que pueden afectar al niño, especialmente si la madre no recibe la atención médica necesaria durante toda la gestación, destacan:

  • Mayor riesgo de muerte intrauterina.
  • Bajo peso al nacer.
  • CIR (crecimiento intrauterino retardado).
  • Prematuridad (con todas las complicaciones asociadas).
  • Riesgo de sufrir accidentes, enfermedades, o tener una alimentación inadecuada debido a falta de cuidados maternos.
  • Más incidencia de enfermedades cardiológicas y problemas funcionales.
  • Bajo rendimiento académico.
  • Ser madre/padre en la adolescencia, al igual que sus progenitores.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Especial informativo

 
Especial Semana a Semana
 

Embarazo semana a semana

Guía de salud de la embarazada

PUBLICIDAD

Salud en cifras

8
de cada mil niños y jóvenes sufren trastorno del espectro alcohólico fetal
'Fuente: 'Instituto de Investigación sobre Políticas de Salud Mental del Centro de Adicción y Salud Mental de Toronto, Canadá''

PUBLICIDAD