PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Olor de pies
La higiene es fundamental para eliminar el mal olor de pies, pero a veces no basta. No dejes que este problema te avergüence, busca las causas de ese desagradable aroma y la mejor solución para tu caso.
Escrito por Enrique González, Periodista experto en salud y bienestar

Causas del mal olor de pies

El mal olor de pies suele dar lugar a situaciones embarazosas para quien tiene este problema cuando hay gente a su alrededor, especialmente si ni siquiera es necesario que se descalce para que los demás perciban el aroma que desprende. Se trata de un momento desagradable para quienes tienen que respirar el mal olor, pero sobre todo para quien lo emana, por la vergüenza de que los demás piensen que no se asea. Sin embargo, existen casos en los que ni siquiera la higiene a conciencia en esa zona es capaz de eliminar el tufo. Por ello, es importante que busques las causas y las soluciones adecuadas si tus pies huelen mal.

Lo primero es comprender a qué se debe este problema, cuyo nombre científico es podobromhidrosis. La doctora Constanza Bahillo, dermatóloga de la Academia Española de Dermatología y Venereología, explica que el mal olor “se produce por la proliferación de bacterias a causa de la humedad derivada del sudor en esta zona del cuerpo”. Cuando esos microorganismos entran en contacto con el aire y se descomponen provocan un olor desagradable, pero ni el sudor ni las glándulas ecrinas que cubren los pies huelen, aclara la especialista.

Esta circunstancia afecta sobre todo a los adolescentes, pero cualquiera puede atravesar etapas de su vida en las que sus pies huelan a queso, como se dice coloquialmente, ya que las bacterias causantes de esta molestia pueden aparecer debido a:

  • Una mala alimentación, con alto contenido en grasas saturadas.
  • El contagio de hongos, especialmente en verano en zonas donde además de calor haya humedad.
  • Cambios hormonales, motivo por el que el mal olor de pies tiene una mayor incidencia en los jóvenes.
  • Cambios en nuestro metabolismo.
  • Trastornos nerviosos como el estrés, que provoca que sudemos más.
  • El consumo de medicamentos.
  • Algunas enfermedades, como la diabetes, con las que los afectados tienden a transpirar en mayor cantidad.

Cuando el mal olor persiste

Para algunas personas, la podobromhidrosis puede llegar a convertirse en un auténtico problema cuando por mucho que laven sus pies el mal olor no desaparece. Es el caso de quienes padecen hiperhidrosis plantar, una afección que consiste en producir sudor de manera excesiva sin necesidad de realizar un esfuerzo físico o que haya factores externos que aumenten su temperatura corporal, como por ejemplo el calor del verano. La constante humedad a la que se ve sometido el pie se convierte en un ecosistema idóneo para el cultivo de bacterias u hongos.

Este trastorno necesitará la atención de un especialista como el dermatólogo o el podólogo para encontrar un remedio o, al menos, un método paliativo que disimule el mal olor de los pies.

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Dr. Emilio Blanco Tarrío, Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria

Emilio Blanco Tarrío, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria del Centro de Salud de Béjar.

Dr. Emilio Blanco

Experto en neuropatía diabética
“Es muy importante la detección precoz de un dolor de características neuropáticas en un paciente diabético, porque un tratamiento temprano mejorará el pronóstico”

PUBLICIDAD

Salud en cifras

15%
de los españoles se muerde las uñas con frecuencia
'Fuente: 'Estudio europeo Ipsos''