PUBLICIDAD

Por qué se pela la piel: cómo evitarlo y prolongar el bronceado

La piel es la barrera protectora del cuerpo y durante el verano, por el exceso de sol, puede desprenderse o pelarse y mostrar un aspecto antiestético. Descubre qué puedes hacer para evitarlo y cómo prolongar tu bronceado.
Escrito por Natalia Castejón, periodista especializada en vida saludable
Persona con la piel pelada por efecto del sol

La piel que recubre la totalidad del cuerpo humano es su escudo protector, pero tiene una gran debilidad, el sol, que hace verdaderos estragos en ella, sobre todo en verano cuando nos cubrimos menos y permanecemos más tiempo al aire libre en la playa, la piscina, la montaña… Una manera clara de comprobar los problemas debidos a un exceso de exposición solar es cuando nos quemamos y se nos pela la piel, algo que resulta molesto, que pica, y que además deja un aspecto nada estético.

Ante el exceso de sol, las quemaduras solares, o la exposición a productos químicos agresivos, la epidermis puede reaccionar pelándose. Según nos ha contado el Dr. Antonio Ruedas Martínez, dermatólogo del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, esta descamación es un proceso fisiológico, pues forma parte del proceso madurativo de la piel, que va cambiando con el tiempo, y que es capaz de generar una nueva totalmente renovada.

La dermis reacciona al exceso de sol u otros daños expulsando la parte más externa de la piel, y generando una nueva sana

El problema, explica el experto, es cuando este cambio se produce de manera acelerada o en mayor cuantía de lo normal, que es cuando se comienza a considerar como una patología. Por ejemplo, tras una quemadura solar se causa una agresión a las células germinales de la epidermis que genera la aparición de esta descamación laminar tan característica.

Pero también hay otros motivos por los que la piel puede pelarse o descamarse, según el Dr. Ruedas, que indica que la simple sequedad cutánea o xerosis, o enfermedades como la pitiriasis, la psoriasis o la ictiosis, también pueden hacer que la epidermis se desprenda.

Consejos para evitar que se te pele la piel

Lo mejor para evitar que se te pele la piel es mantenerla bien hidratada y protegida de la radiación. En el caso de la descamación por el sol puedes tener en cuenta otros aspectos que te ayudarán a minimizar este problema si ya ha aparecido, o a prevenir que suceda, siguiendo estos consejos:

  • Enfriar la zona: si tu piel empieza a levantarse una de las cosas que puedes hacer para calmarla es aplicar frío, por ejemplo, con una ducha o baño. Además, hay que prestar especial atención a la hora del secado, que se debe hacer presionando y no friccionando, para evitar que se desprenda.
  • Hidratar la piel: después de aplicar frío y secar bien la piel llega el momento de hidratarla correctamente, y para ello debemos aplicar lociones ricas en aloe vera, aceite de almendras, aceite de rosa mosqueta, o productos con avena, pues son untuosos y aportan a la piel nutrientes que ayudan a que se regenere.
  • Beber agua: la hidratación de la piel no solo se debe cuidar desde el exterior, sino también desde el interior, bebiendo suficiente agua. Asegúrate de tener siempre a mano una botella con este líquido.
  • No rascarse: aunque después de una exposición solar excesiva y durante el proceso de pelado nos pique la piel, hay que evitar por todos los medios rascarse, pues este hecho daña todavía más la epidermis.
  • No tirar de la piel: otro de los errores más comunes es comenzar a tirar de la piel que se ha desprendido, ya que se puede acabar arrancando parte de la epidermis sana, además de promover posibles infecciones.
  • Evitar la exposición solar: la mejor protección para la piel es no estar expuesta al sol; para ello utiliza ropa, sombreros y gorras, sin olvidarte de la protección solar durante todo el año en las zonas expuestas a la radiación, como la cara, el cuello o las manos.

¿Cuándo se debe acudir al médico?

Las descamaciones que se originan tras un intenso día de exposición solar no requieren de visita al médico, sin embargo, cuando la quemadura solar se acompaña de ampollas o enrojecimiento muy llamativo, o la superficie corporal afectada es muy grande, es recomendable acudir al médico para que pueda valorar el estado de la piel y mandar algún tipo de medicación oral o tópica.

No hay que olvidar que las células de la piel tienen memoria, por lo que tras quemarse pueden quedar dañadas y fomentar la aparición de manchas o, en los casos más graves, cáncer de piel o melanoma. Por ello, el Dr. Ruedas hace hincapié en la necesidad de aplicar fotoprotector +50 en todo el cuerpo, que deberá renovarse cada dos horas, o después del baño.

La mejor manera de prolongar el bronceado

Si te has echado suficiente crema fotoprotectora, no te has quemado, y has conseguido que tu piel adquiera un ligero tono caramelo, debes saber que para mantenerlo también es necesario seguir unas pautas, o al final acabarás con descamación o con un bronceado más apagado. Lo más recomendable es que después del sol apliquemos after sun o cremas específicas para después del sol, que contienen agentes muy hidratantes que calman y refrescan la piel, pues el moreno no es más que una defensa de la piel contra las agresiones del sol.

También se puede mejorar el bronceado a través de los alimentos, como por ejemplo los que son ricos en betacaroteno, como las zanahorias o los tomates, o con vitamina C, como los cítricos, que pueden ayudar a generar colágeno en la piel y hacer que ese tono tan favorecedor se prolongue.

Además, puedes aumentar el efecto de moreno con cremas satinadas o con un ligero brillo, y si quieres evitar los daños del sol –que es lo más saludable para tu piel– lo mejor es que optes por autobronceadores, que te proporcionarán un tono bronceado en cualquier estación del año.

Actualizado: 30 de Agosto de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD