PUBLICIDAD

¿Por qué se cae el pecho? Causas y soluciones

La caída del pecho se produce por la laxitud de los tejidos que los sustentan. Conoce cómo retrasar los factores que influyen en esta pérdida de firmeza, y qué hacer para corregir las mamas caídas y recuperar su aspecto turgente.
¿Por qué se cae el pecho?

Actualizado: 22 de enero de 2020

El pecho, en la mayoría de las mujeres (muy pocas afortunadas se libran), desciende poco a poco desde esa perfecta posición original que tuvo alrededor de los 15 años. Y aquellos pechos que una vez fueron firmes y turgentes, años más tarde presentan un aspecto, vamos a decir, diferente. La ptosis mamaria (el nombre científico de la caída del pecho) es algo más que un problema estético. Y es que puede afectar a la autoestima de la mujer y a la forma en la que se relaciona con otras personas.

El cuándo comenzará ese proceso va a depender de cada mujer y de sus circunstancias. Para que nos explique por qué se produce la caída de los pechos y nos aconseje qué hacer para retrasarlo y cómo recuperar el aspecto lozano de los senos, contamos con la ayuda del doctor Ramón Calderón, miembro de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética, y cirujano plástico del Hospital Rúber Internacional, de Madrid.

Causas de la caída de los senos

A menudo atribuimos a la gravedad la pérdida de firmeza del pecho de la mujer, como si esa fuerza lo succionara hacia el centro de la tierra. Y sí, efectivamente, cuando se trata de pechos grandes, influye; pero en los pechos de menor tamaño no interviene tanto como pensamos. “El pecho se cae por la flaccidez o laxitud de los tejidos, que hace que el tejido mamario no se aguante o se sujete en su sitio”, señala el doctor Calderón.

La genética, el envejecimiento y los cambios de peso son algunos de los factores que influyen en la caída de los pechos

Otro error muy frecuente es pensar que el pecho se cae porque los músculos pectorales no están ejercitados. “El músculo tiene poco que ver porque está en un plano más profundo. Está pegado a las costillas y no es el responsable de la caída”, agrega. De hecho, no hay ningún músculo que lo sostenga y está anclada por los ligamentos de Cooper.

A continuación, el doctor Ramón Calderón nos enumera cuáles son los factores que en realidad favorecen esa laxitud mamaria:

  • Causas de la caída de los senos: genética

    La genética

    “Hay personas que genéticamente tienen la piel fláccida y por eso enseguida se les cae el pecho”, explica.

  • Causas de la caída de los senos: envejecimiento

    El envejecimiento

    “El paso del tiempo afecta a la elasticidad de la piel de cualquier parte del cuerpo”, afirma. La piel del pecho no es menos: pierde elasticidad, cede y se cae.

  • Causas de la caída de los senos: cambios estructura de la mama

    Cambios en la estructura de la mama

    Con el paso de los años, y como consecuencia también de los embarazos y de las lactancias, “la mama pierde glándula y gana grasa, que es más blanda, tiene menos firmeza, y tiende más a caerse que el tejido glandular”, comenta el doctor Calderón.

  • Causas de la caída de los senos: volumen de los pechos

    El volumen del pecho

    Cuanto más grande es la mama más cede ante esa falta de elasticidad. Las mamas pequeñas sufren menos porque el peso también es menor.

  • Cambios en el peso

    Los cambios de peso

    Cuando la mujer engorda, la mama, como el resto del cuerpo, gana grasa y tamaño, por lo que aumentan las posibilidades de descuelgue. Cuando, por el contrario, se adelgaza, también se pierde grasa y el tejido cutáneo, según la edad de la mujer y su capacidad de recuperación, tardará en adaptarse al nuevo volumen. Si además las fluctuaciones de peso por seguir una dieta son bruscas y frecuentes, la piel pierde fuerza con mayor rapidez.

  • Causas de la caída de los senos: lactancia

    El embarazo y la lactancia

    “No es tanto la gestación y dar el pecho como tales, sino los cambios de volumen en la mama asociados”. En el embarazo, se dé o no el pecho posteriormente, las mamas aumentan de tamaño y tras el parto, si no se practica la lactancia natural, vuelven a su tamaño original. La lactancia conlleva un incremento del volumen del pecho, pero cuando finaliza, los senos vuelven a su tamaño original.

  • Causas de la caída de los senos: deporte

    Practicar deportes de impacto sin sujeción

    Correr, o practicar baloncesto, fútbol, balonmano, pádel, voleibol… “El impacto repetido no es bueno para el pecho”, comenta el doctor Calderón.

Cómo evitar que el pecho se caiga

Claro que siempre podemos combatir estos efectos poniendo medidas de nuestra parte. Así, para que el pecho no pierda firmeza lo que hay que hacer es cuidar la piel y el tejido mamario. Para cumplir estos objetivos, sigue estas pautas:

  • Usar sujetador

    Aparte de llevar un sujetador adaptado a la talla exacta que necesitas durante el día, conviene también utilizarlo en estas dos situaciones:

    • Para dormir: “en las mujeres que tienen mucho pecho se aconseja incluso utilizar un sujetador cómodo y sin aro para dormir, para mantenerlo en su sitio y que los tejidos no cedan”, señala el especialista en cirugía plástica Ramón Calderón.
    • Para hacer ejercicio: “en los deportes de impacto es recomendable usar un sujetador deportivo muy ajustado”, añade.
  • Hidratar el pecho

    A diario conviene aplicar una crema hidratante en el pecho para que la piel se mantenga elástica.

  • No fumar

    “La piel de los fumadores tiende a ser más laxa”, afirma el doctor Calderón.

Cómo elevar el pecho caído

Para corregir unos pechos caídos, según el doctor Calderón, la solución pasa por una operación de cirugía plástica. “Ejercitar los músculos pectorales o la platisma, un músculo que sale del cuello hasta la parte alta del pecho, no viene mal, pero no va a prevenir ni a resolver una caída del pecho”, advierte el experto. “Las soluciones no quirúrgicas ayudan a mejorar la piel y los tejidos, pero no corrigen el pecho caído”, añade.

Métodos no quirúrgicos para elevar el pecho

Algunos de los tratamientos de medicina estética que se emplean para recuperar la firmeza de los senos son:

  • La mesoterapia: consiste en una infiltración intradérmica de una mezcla de medicamentos, extractos vegetales y vitaminas, para atenuar la flaccidez de la piel.

  • La radiofrecuencia de indiba: es un método no invasivo que estimula la producción de colágeno, lo que logra tensar el tejido cutáneo.

Mastopexia: cirugía plástica para elevar el pecho

El doctor Ramón Calderón opina que para levantar un pecho caído la cirugía es la única medida eficaz. La técnica se llama mastopexia. “Existen varios tipos de intervenciones, según el grado de flaccidez y volumen del pecho”, explica:

  • Cuando el volumen es el adecuado y lo que sobra es mucha piel, se puede rellenar con grasa de la propia paciente obtenida a través de la tripa o de la cadera, o con implantes que se colocan por debajo del músculo pectoral. “A veces el pecho caído está muy vacío y hay que rellenarlo para darle firmeza”, señala el doctor Calderón. Luego se recoloca la aréola y el pezón.
  • Si se trata de un pecho muy voluminoso, al mismo tiempo se puede practicar una reducción del mismo, y reposicionar el pezón y la aréola.

Cómo se realiza la cirugía para elevar los pechos

Si vas a someterte a una intervención de mastopexia te conviene conocer algunos datos que nos facilita el doctor Ramón Calderón sobre la operación:

  • La cicatriz: se efectúa una cicatriz vertical desde el centro del pecho hasta la base y otra circular en la aréola para su reposicionamiento. A veces también se realiza una cicatriz horizontal en el pliegue mamario.
  • Anestesia: se realiza con anestesia general, y la intervención dura alrededor de dos horas y media.
  • Ingreso hospitalario: la paciente debe pasar una noche ingresada en el hospital.

La recuperación tras una operación para elevar los pechos

Si te has sometido a una mastopexia estas son las pautas a seguir para recuperarte lo mejor y más pronto posible:

  • Reposo: hay que mantener en reposo absoluto los brazos durante una semana. La paciente puede ducharse y comer sola, pero no moverlos mucho. A partir de la tercera semana es posible recuperar la vida normal.
  • Sujetadores: durante un mes deberá llevar unos sujetadores especiales, incluso para dormir.
  • Dormir: durante las dos primeras semanas hay que acostarse boca arriba. En las dos siguientes se puede reposar de lado, pero no boca abajo.
  • Conducir: no podrá conducir hasta pasados unos 14 días.
  • Trabajar: en caso de tener un trabajo administrativo son necesarias dos semanas de baja. En otras ocupaciones, el cirujano recomendará el tiempo preciso de baja laboral.
  • Deporte: a partir de la tercera semana se puede acudir al gimnasio, pero solo ejercitando las piernas con cinta, elípticas, bicicleta estática… A partir del mes y medio ya se podrán realizar ejercicios de brazos.

Actualizado: 22 de enero de 2020

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD