PUBLICIDAD

Manos secas o agrietadas: consejos para cuidarlas
La aparición de grietas o sequedad de manos es habitual cuando se exponen a las agresiones externas y climáticas, debido a que su piel es una de las más desprotegidas del cuerpo. Aprende cómo mantenerlas suaves e hidratadas.
Escrito por Natalia Castejón, Periodista especializada en vida saludable

La piel de las manos: qué factores la dañan

Actualizado: 21 de noviembre de 2019

Con las manos realizamos nuestro trabajo, comemos, manipulamos las cosas, pero también con ellas acariciamos o cogemos a nuestros bebés…, y en la mayoría de los casos están expuestas a agresiones externas y condiciones climatológicas que pueden hacer que la epidermis se resienta, se seque, e incluso aparezcan grietas y asperezas, especialmente en invierno. Sin embargo, muchas veces no proporcionamos los cuidados necesarios a la piel de estas extremidades.

Al tratarse de una de las partes más visibles del cuerpo, que utilizamos para gesticular al hablar, ofrecemos para saludar, o acercamos a la cara para comer, tener unas manos secas o agrietadas puede ofrecer una mala imagen, al igual que ocurre con una manicura descuidada. En ocasiones, incluso pueden aparecer heridas si no las hidratamos debidamente.

Seguro que has observado que la piel del dorso de la mano no tiene el mismo aspecto ni textura que la de la palma, ni las mismas características. Y es que la parte del dorso contiene folículos pilosos, algunas glándulas sebáceas y melanocitos –que generan melanina ante la exposición solar–. Esta epidermis es bastante fina, no tiene casi tejido adiposo, y tiende a deshidratarse fácilmente.

En cuanto a la piel de la palma de la mano carece de folículos pilosos –por eso no hay pelos en ellas–, pero tiene gran cantidad de glándulas sudoríparas y sebáceas, que son las responsables de la sudoración, por ejemplo en situaciones de estrés. Otra de sus características es que acumula más fibras y grasa, lo que dota a las palmas de las manos de una mayor resistencia.

Factores y productos que dañan la piel de las manos

Hay muchos factores que pueden dañar la piel de tus manos, y aunque muchos de ellos son inevitables, teniéndolos en cuenta puedes minimizar sus riesgos. Los motivos por los que más se secan, endurecen y agrietan son:

  • Frío

    Frío

    Las temperaturas bajas hacen que la piel se resienta, y por ello las manos suelen estar más secas durante el invierno.

  • Humedad

    Humedad

    La humedad del ambiente, junto con el frío, hace que la piel pierda más hidratación y comiencen a presentar sequedad.

  • Cambios bruscos de temperatura

    Cambios bruscos de temperatura

    Los aires acondicionados o las calefacciones pueden alterar las condiciones de la piel de nuestras manos, además de aumentar el riesgo de sabañones, unas lesiones inflamatorias muy molestas.

  • Abusar del lavado de manos

    Abusar del lavado

    Hay que lavarse bien las manos después de usar el baño, tocar a animales o viajar en transporte público, y antes de manipular alimentos, entre otras situaciones, pero abusar de esta medida de higiene puede acabar con la protección natural de la piel, exponiéndola todavía más a los agentes externos. Esto ocurre especialmente si se utilizan jabones agresivos o con un pH elevado al neutro, más de 5,5. Los peluqueros, por ejemplo, pueden tener más riesgo al tener que lavar el pelo de los clientes varias veces al día, al igual que los médicos y enfermeros, que deben desinfectar sus manos tras examinar a cada paciente.

  • Contacto con productos químicos

    Contacto con productos químicos

    Muchas veces manipulamos productos químicos sin utilizar ningún tipo de guantes, como por ejemplo al fregar los platos, limpiar los muebles, o al lavar la ropa a mano. Los productos empleados para ello no están indicados para entrar en contacto con la piel, por lo que pueden ser dañinos para esta, provocando sequedad, e incluso irritación.

  • trabajo con esfuerzo mecánico

    Trabajos con esfuerzo mecánico

    Aquellos que trabajan ejerciendo presión o utilizando con esfuerzo las manos también pueden presentar una mayor sequedad, grietas, e incluso lesiones, como consecuencia de estas actividades.

  • Sol en las manos

    Sol

    Las manos suelen estar descubiertas cuando permanecemos al aire libre, por lo que están expuestas a la radiación solar, que puede fomentar la aparición de manchas y quemaduras solares.

  • Enfermedades

    Enfermedades

    Algunas patologías también pueden interferir en el aspecto de tus manos, como la psoriasis, la diabetes, el eccema o el hipertiroidismo.

  • Medicamentos

    Medicamentos

    Ciertos medicamentos como la isotretinoina –un fármaco para tratar el acné– reducen la cantidad de lípidos y resecan la piel de las manos.

  • Geles desinfectantes

    Geles desinfectante

    Los productos en gel que se venden para desinfectar las manos sin necesidad de agua contienen grandes cantidades de alcohol, y con un uso continuado pueden dañar la piel de las extremidades.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD