Talones secos y agrietados, trucos para curar tus pies

Tener los talones secos y agrietados es un problema estético, común tras el verano, que puede doler e indicar un problema de salud. Te contamos cómo solucionarlo, y trucos para evitar la aparición de esta piel dura en tus pies.
Persona con los talones agrietados y secos

Actualizado: 26 de noviembre de 2022

Los pies son una de las partes del cuerpo a la que prestamos menos atención, excepto cuando llega el momento de sacarlos a la luz y calzarse unas sandalias. Ahí es cuando nos vemos los talones agrietados y resecos y empezamos a buscar soluciones apresuradas para dejar los pies como el jaspe en tiempo récord. Si es tu caso, tranquilo o tranquila, te vamos a contar lo que debes hacer.

PUBLICIDAD

Si te interesa saber por qué aparecen estas rugosidades y durezas en los talones, pero no en otras zonas del cuerpo, debes saber que la piel de los pies es diferente al resto, pues tiene mayor cantidad de células adiposas y mayor espesor para poder amortiguar el roce, pues es la parte del cuerpo que soporta mayor peso. Tanto es así, que puede llegar a ser incluso 50 veces más gruesa que la piel de la cara.

Los talones agrietados se caracterizan por tener un aspecto engrosado, seco, duro y con grietas verticales. Desde el Institut Catalá del Peu explican que suele afectar a las capas más superficiales de la piel (epidermis), aunque en algunas ocasiones pueden llegar a afectar a las capas profundas (dermis). Los principales síntomas que puedes sentir si tienes este tipo de afección en tus pies es descamación de la piel, picor, rugosidad, grietas y, en los casos más problemáticos, dolor y sangrado.

PUBLICIDAD

Pero ¿por qué se agrietan los talones?

Su incidencia suele ser mayor en verano, pues es una temporada en la que hace más calor, se exponen los pies al sol y al aire libre y se llevan zapatos abiertos, que promueven más el roce con otras superficies o con el propio suelo. Según nos cuenta el podólogo Borja de Yñigo Mojado, “los talones se pueden poner duros y ásperos fundamentalmente por sequedad, dermatitis o micosis (hongos en los pies), aunque también pueden ponerse así por hacer un mal tratamiento de los mismos, normalmente arreglos caseros con limas eléctricas etcétera”.

Pies con los talones secos y agrietados

Por tanto, para poder ponerles solución, lo primero, y más importante, es determinar cuál puede ser la causa de tener unos talones secos o agrietados. Si es verano existe más riesgo de que sea por una falta de hidratación, pero también habrá que ver si pudiese tratarse de algún tipo de dermatitis o de hongos, muy comunes también en la temporada estival por las piscinas y playas.

La piel de los pies puede llegar a ser hasta 50 veces más gruesa que la piel de la cara

Desde el Institut Catalá del Peu explican que las personas mayores, con sobrepeso, o con niveles bajos de ácidos grasos omega 3 y zinc tienen mayor riesgo de presentar esta sequedad extrema en los pies. “Se debe tener especial cuidado en los casos de pacientes de riesgo, como puede ser aquellos con diabetes, trastornos de la circulación o la inmunodepresión, entre otros. La falta de un seguimiento de la evolución de estas grietas puede producir úlceras o infecciones dérmicas”.

PUBLICIDAD

Para un mejor diagnóstico, Borja de Yñigo nos aconseja acudir al menos una vez cada dos meses al podólogo si eres de las personas que tienen este tipo de problemas en los pies, y una vez al año a la revisión, al igual que se hace por precaución en el dentista.

Cómo se curan los talones secos y agrietados

Como hemos dicho, los talones secos y agrietados pueden estar causados por varios motivos, por lo que el tratamiento dependerá del diagnóstico concreto que nos den. Aunque es necesaria la valoración de un podólogo, el Dr. de Yñigo nos ha contado que “si fuese por sequedad, casi con total probabilidad, su podólogo le sanearía la zona eliminando las grietas que se puedan y le marcaría una pauta con un tratamiento adecuado, siempre dependiendo de la severidad de la lesión o de la sequedad”.

Podólogo cuidando los talones agrietados

Además, añade que en los casos de dermatitis o de micosis los profesionales de los pies recetarían el tratamiento adecuado para paliar el problema, siempre atendiendo a la particularidad de cada paciente. Sin embargo, son muchos los productos exfoliantes y las herramientas que se venden para acabar con los talones agrietados, como las piedras pómez, las cuchillas cortadurezas, o las limas eléctricas.

“Lo aconsejable siempre sería ir a un podólogo, ya que en casa corremos el riesgo de hacernos cortes o heridas en los talones”

Al experto le hemos preguntado si este tipo de durezas se pueden eliminar en casa con todos estos artilugios de manera efectiva, a lo que nos ha respondido que “poder se puede, pero desde mi punto de vista no es nada recomendable. Lo aconsejable siempre sería ir a un podólogo, ya que en casa corremos el riesgo de hacernos cortes o heridas”.

PUBLICIDAD

Por otro lado, nos advierte que, en ocasiones, tratar las durezas en casa puede hacer que empeoren, por ejemplo, por un exceso de lijado, e incluso a algunas personas les pueden llegar a doler los talones sin tener hiperqueratosis (durezas) por ese exceso de lijado en la zona.

Aunque no se recomiende recortarlas o lijarlas bruscamente, hay algunos trucos para intentar mejorar, en la medida de lo posible, la salud de los talones en casa, como seguir estos pasos:

  • Meter los pies a remojo en agua caliente y luego secar bien.
  • Pasar una lima muy suave o aplicar algún gel exfoliante, siempre de manera superficial.
  • Hidratarlos bien.
Hidratar los pies con talones secos

Tal y como explica la doctora en química y experta en dermocosmética Raquel Marcos en su cuenta @cosciencia, existen cuatro ingredientes clave en los productos que utilicemos para el cuidado de nuestros pies:

PUBLICIDAD

  • Urea: es un compuesto hidratante siempre que esté en niveles inferiores al 10%, ya que por encima de esa concentración tiene un efecto exfoliante.
  • Ácido salicílico: es un queratolítico que ayudará a eliminar las durezas, aunque si estas han llegado a un grado extremo no resultará útil y lo mejor será acudir a un podólogo o dermatólogo. Su concentración máxima en este caso no debe superar el 2%.
  • Vaselina: es un producto muy versátil que ayuda a la pérdida de agua trans-epidérmica gracias a su oclusividad. La experta nos aconseja que usemos calcetines, de algodón o de silicona, para mejorar su efecto.
  • Hidroxiácidos: ayudan a exfoliar la piel, al igual que hacemos con la piel del rostro.
Exfoliación suave de los talones agrietados

Cómo prevenir las grietas y durezas en los talones

Lo mejor, como siempre en estos casos, es anticiparse a su aparición. Para evitar los talones secos, los profesionales del Institut Catalá del Peu aconsejan llevar una buena higiene cutánea, hidratar regularmente la piel, evitar caminar descalzo, usar el calzado sin calcetines o las suelas delgadas en los zapatos, y no abusar de las sandalias abiertas, especialmente en pacientes de riesgo. Además, añaden que las grietas que no mejoren con el cuidado personal deben ser consultadas con un podólogo o dermatólogo.

PUBLICIDAD

  • Acudir al podólogo y acertar con la crema: Borja de Yñigo recomienda la hidratación con cremas hidratantes específicas y reitera “la recomendación de acudir al podólogo, ya que dependiendo de cada caso recomendará una crema u otra, porque las hay más hidratantes, con más o menos urea, más exfoliantes, etcétera, y recordemos que a veces podemos pensar que lo que tenemos es sequedad y, sin embargo, puede ser otro problema, como una micosis que requiere un tratamiento distinto al de una crema hidratante”.
  • Calzado adecuado: llevar un tipo de calzado apropiado también es clave para evitar las durezas en los talones. Se deben evitar las suelas finas, las sandalias descubiertas muy a menudo, o ir descalzo. Por ello, lo mejor es usar zapatos amplios, con un tacón máximo de 3 cm y que, a poder ser, tenga una buena sujeción en el talón.
  • Hidratación e higiene cutánea: no hay que olvidar que esta zona también es piel, por lo que se deberá cuidar como tal. Es importante hidratarla con frecuencia, secarla bien tras las duchas, limpiar bien cuando se haya estado en playas y piscinas, evitar el agua muy caliente y mantenerse bien hidratado.
  • Protege tus talones: por último, no olvides aplicar crema con protección solar a esta zona cuando estés en la playa o la piscina, porque se nos suele olvidar y puede incluso llegar a quemarse.

Creado: 30 de septiembre de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD