PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Tanorexia
Un tanoréxico es aquella persona que tiene la percepción de que su piel nunca está morena y, por consiguiente, la sobreexpone al sol o a los rayos UVA. Una obsesión que conlleva no pocos peligros.
Escrito por Inma D. Alonso, Periodista experta en salud y bienestar

Qué es la tanorexia

Hasta hace no mucho tiempo, había que esperar a la llegada del verano para presumir de bronceado. Sin embargo, la irrupción en el mercado de las cabinas de rayos UVA trajo consigo la desestacionalización de ese, tan deseado, color canela. Pero la obstinación por tener una piel morena ha llegado hasta tal extremo que, para ciertas personas, se ha convertido en una obsesión. De hecho, ha dado lugar a la aparición de un trastorno psicológico denominado tanorexia (del inglés tan –bronceado–).

Este término surgió en el año 2005 en la Academia Norteamericana de Dermatología y hace referencia a un desorden en la percepción del propio cuerpo. Si en enfermedades como la anorexia o la bulimia una persona cree tener un peso por encima del que tiene en realidad, cuando hablamos de tanorexia nos referimos a una dismorfobia (preocupación excesiva por algún defecto físico, ya sea real o imaginario) en la que la persona tiene la percepción de que su piel nunca está morena y, por consiguiente, la sobreexpone al sol o a los rayos UVA.

Este trastorno psicológico es más común entre los 17 y los 35 años y afecta tanto a hombres como a mujeres. Las personas que sienten la necesidad de tomar el sol o darse sesiones de rayos UVA de manera habitual pueden ver resentida su salud, pues no suelen tomar las precauciones necesarias para proteger su piel. Son muchos los mitos que hay entorno a los productos para conseguir un bronceado más rápido, entre ellos aceites, refrescos y cremas hidratantes, pero ninguno de ellos se debe utilizar, ya que no contienen protector solar, el único escudo eficaz que puede tener la piel expuesta al sol.

Algunos estudios apuntan que, además, esta adicción al bronceado de los tanoréxicos se debe a que al tomar sol se liberan endorfinas y opioides, en un efecto similar al de las personas adictas a las drogas, y que en muchos casos les lleva incluso a padecer síndrome de abstinencia si no pueden broncear su piel tanto como quieren. Este problema no solo conlleva trastornos psicológicos (ansiedad, insatisfacción, competitividad…), también en ocasiones pérdida de apetito y, lo que es peor, incrementa inevitablemente las probabilidades de sufrir cáncer de piel debido a la sobreexposición a los rayos ultravioleta. 

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Dr. Juan Sopena, Jefe de Dermatología del MD Anderson Cancer Center

El doctor Sopena es experto en dermatología nos habla sobre el melanoma.

Dr. Juan Sopena Barona

Jefe de Dermatología del MD Anderson Cancer Center de Madrid experto en melanoma
“Las cremas no protegen de todo el espectro de la radiación ultravioleta”

PUBLICIDAD

Salud en cifras

120
millones de euros destinará la Unión Europea a instalar wifi gratis en 8.000 espacios públicos
'Comisión Europea'