PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Tanorexia
Un tanoréxico es aquella persona que tiene la percepción de que su piel nunca está morena y, por consiguiente, la sobreexpone al sol o a los rayos UVA. Una obsesión que conlleva no pocos peligros.
Escrito por Inma D. Alonso, Periodista experta en salud y bienestar

Tratamiento para la tanorexia

Tratamiento para la tanorexia

Para tratar la tanorexia, esta obsesión por encontrar el color de piel perfecto, al igual que sucede con otras dismorfobias, lo más recomendable es recurrir a un médico especializado en este tipo de conductas que, por lo general, suele ser un psicólogo. Lo primero que debe darse es una intención por parte del afectado de cambiar la situación de dependencia en la que se encuentra, al igual que ocurre en otros casos de adicciones. Una vez exista esa voluntad se debe seguir unas pautas de terapia para atajar el problema.

En muchas ocasiones este tipo de obsesión está derivado de otros problemas como la ansiedad o la depresión, por lo que si el profesional detecta alguno de los síntomas de estos trastornos establecerá un tratamiento también para ellos, ya que se debe atajar el problema desde la raíz. La autoestima del afectado es clave en la recuperación, algo que mejorará con las terapias y conseguirá acabar con la distorsión se su propia imagen.

Además de dichos tratamientos, y según el daño causado en la piel, quizá sea necesario regenerarla mediante productos cosméticos especializados que la ayuden a recuperar parte de su hidratación y elasticidad. Aunque no hay que olvidar que los efectos dañinos del sol en la piel pueden aparecer años después. Los tratamientos psicológicos son los que más tiempo necesitan por lo que es muy importante tener paciencia e ir consiguiendo avances poco a poco que motiven a seguir con el proceso de cambio.

Por otra parte, no hay que olvidar que hay que exponerse al sol de manera saludable, esto es, no haciéndolo durante las horas centrales del día, protegiéndonos con el fotoprotector adecuado para cada situación y tipo de piel y teniendo en cuenta que el bronceado debe ser progresivo, sobre todo durante los primeros días para evitar rojeces y quemaduras.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD