PUBLICIDAD

Mente y emociones
Terapia psicológica online
La terapia psicológica online gana terreno gracias a que permite obtener la ayuda de un terapeuta cuando y donde quieras, a través del móvil o del ordenador, de forma segura y anónima. Conoce todas sus ventajas.
Escrito por Natalia Castejón, Periodista

Qué es la terapia online y cuándo recurrir a ella

El mundo de Internet ha revolucionado el ámbito médico: gracias a las nuevas tecnologías se ha mejorado el diagnóstico, tratamiento y prevención de muchas enfermedades y trastornos. Una de las opciones en auge en este sentido es el de la terapia psicológica online, que consiste en el apoyo de un terapeuta especializado, pero de manera no presencial, sino a través del móvil, la tablet o el ordenador. Una alternativa que ya es tendencia en Estados Unidos y que parece pisar fuerte por el creciente uso de las tecnologías de la información y la comunicación.

Uno de los motivos por los que se recurre más a este tipo de terapia es porque suele ser anónima, lo que hace que el paciente exprese mejor sus sentimientos sin miedo al rechazo o a la crítica. Esto se debe a que entre los problemas más tratados con esta técnica se encuentran las adicciones, la depresión y las fobias, trastornos que los afectados en muchos casos no desean que su entorno conozca.

Tipos de terapia online

Las terapias en línea se pueden dividir en dos grandes grupos en función de si la comunicación entre el psicólogo y el paciente se realiza en el mismo periodo temporal (sincrónica) o no (asíncrona).

En el caso de que ambos realicen la sesión a la vez, mediante chat en directo, llamada o videollamada, será una terapia online sincrónica. Esta opción permite acceder a terapeutas especializados casi en cualquier momento y de forma inmediata y expresar tus problemas casi en el momento en que empiezan a agobiar, sin necesidad de esperar largas citas programadas para dentro de semanas. Por lo general, tienen un precio más económico que la consulta que se realiza de manera presencial.

Si, por el contrario, la relación entre el profesional y el paciente se da en momentos diferentes, se dice que es asíncrona y normalmente se realiza mediante correo electrónico o mensajería. En muchas ocasiones con ella se pretende que el paciente reflexione sobre su experiencia y alivie sus emociones gracias a la escritura. Por supuesto, el profesional o el propio usuario elegirán una u otra opción dependiendo del problema a tratar.

Problemas que se pueden tratar mediante terapia online

La terapia psicológica en línea se utiliza para tratar problemas de diversa índole. En los trastornos de ansiedad –como por ejemplo las fobias, los ataques de pánico continuados, el trastorno obsesivo compulsivo (TOC) o el estrés postraumático– es muy beneficiosa la terapia online, por ejemplo a través de un chat. Este tipo de servicios, ofrecidos por plataformas como la española Ifeel, permiten contactar mediante mensajes de texto con terapeutas especializados que darán una rápida respuesta a tus consultas, de manera segura, anónima y de una forma más accesible tecnológica y económicamente que las terapias tradicionales.

También en las disfunciones sexuales –como la disfunción eréctil o dispareunia–, estrés laboral, problemas de pareja, apoyo a las enfermedades crónicas, prevención del suicidio, anorexia o depresión posparto. Casos en los que el usuario prioriza su privacidad y la rapidez que ofrece este tipo de servicio.

Esta metodología también puede ser eficaz como complemento a tratamientos presenciales en el abordaje de las adicciones, o como un primer paso para personas con este problema. Al ser terapias anónimas el paciente no siente vergüenza por explicar su situación ni por pedir ayuda cuando tiene consumos problemáticos de cocaína o alcohol, por ejemplo, o incluso una adicción sexo.

Casos en los que no es posible la terapia online

En general casi todas las problemáticas se pueden tratar con las diversas opciones que ofrece la psicología online, tal y como afirma el psicólogo y divulgador neurocientífico Juan Moisés de la Serna. No obstante, también afirma que existen algunas situaciones en las que no se recomienda llevar a cabo este tipo de terapia, pues puede ser casi imposible realizarla o los resultados no van a ser los mejores. Por ejemplo, en personas con problemas más serios, bajo tratamiento médico psiquiátrico o que tengan sus facultades mentales mermadas.

También es el caso de los menores de edad: a pesar de que la mayoría de ellos disponen de teléfonos móviles, no pueden usar este servicio porque en muchos países existe una legislación en la que los padres o tutores legales deben estar presentes durante la sesión, aclara el Dr. de la Serna. Las terapias online o vía chat tampoco son recomendables cuando no se puede tener un desempeño lingüístico suficiente, por ejemplo, por el consumo excesivo de alcohol o drogas.

Actualizado: 2 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

53%
de las personas que sufren estrés continuado desarrollan una enfermedad física o psíquica, o un trastorno emocional
'Fuente: 'VII Estudio CinfaSalud Percepción y hábitos de la población española en torno al estrés''