PUBLICIDAD

  1. Inicio
  2. Curiosidades médicas

Wabi Sabi, la belleza de las cosas imperfectas

La filosofía Wabi Sabi aboga por decir adiós al perfeccionismo y aprender a apreciar el paso del tiempo y la belleza de las cosas incompletas, un concepto japonés que nos propone una forma más auténtica de saborear la vida.
Mujer disfrutando de la lluvia como filosofía del Wabi Sabi

El Wabi Sabi encuentra la felicidad en la capacidad para disfrutar de las cosas sencillas y efímeras.

Wabi Sabi, seguro que no has oído hablar de él, se parece a la palabra Wasabi –un condimento verde picante– pero no tiene nada que ver, excepto que los dos provienen de Japón. Estamos hablando de un concepto zen que tiene como principal pilar la idea de que nada dura, nada está completo y que nada es perfecto. Según los que la siguen, tener estos pensamientos nos acerca un paso más a la ansiada felicidad.

Pero tranquilos, aunque el Wabi Sabi no tenga una descripción exacta, vamos a intentar explicarlo. Según Daisetz T. Suzuki, uno de los principales budistas zen, este concepto consiste en la apreciación estética de la pobreza, entendiendo esta última como la liberación frente a los objetos materiales. ‘Wabi’ podría entenderse como simplicidad y ‘sabi’ como la belleza del paso del tiempo y del desgaste.

La sonrisa de tu hijo o ver la lluvia por la ventana son algunos de los momentos que más valoran las personas que siguen la idea Wabi Sabi

Amaia Arrazola, autora del libro ‘Wabi Sabi’ (Ed. Lunwerg, 2018), explica este término como la belleza de las cosas imperfectas, modestas y humildes, no convencionales. Un ejemplo sería el momento en el que ves llover por la ventana, o reír a tu pareja o a tu hijo, esos instantes sencillos y fugaces son algunos de los que son muy apreciados por los seguidores de esta filosofía nipona.

Pared Wabi Sabi
La filosofía Wabi Sabi propone observar lo que nos rodea y apreciar la belleza de lo imperfecto.

Intentar que todo sea perfecto, tanto en la vida sentimental como en las cosas materiales que nos rodean, es un error según los adeptos a este pensamiento japonés, pues eso solo nos lleva a un estrés y una ansiedad que limita y merma nuestra felicidad. Para ellos, lo mejor es vivir el momento, que es efímero, y disfrutar de él sin ningún tipo de preocupaciones, asumiéndolo con sus aristas.

Influencia del kintsukuroi

Esta idea anti perfeccionista tiene matices del kintsukuroi –también japonés– que Tomás Navarro describe en su libro ‘Kintsukuroi, el arte de curar heridas emocionales’ (Ed. Zenith, 2017) como la facultad de recomponer lo que se ha roto. Es decir, la mayoría de las personas si se les rompe algo, por ejemplo, un cuenco de cerámica, lo tiran a la basura sin más contemplación, pero en esta corriente la rotura se visualiza de una manera diferente. Ese cambio en la materia se suele reparar con oro o con plata, haciendo visibles las grietas, y entendiéndolas como el símbolo de fortaleza y de superación de las adversidades.

Decoración Wabi Sabi
Esta visión estética de la vida se refleja en una decoración rústica, sencilla y original.

Si paseas por un camino de adoquines y admiras la belleza de que entre sus grietas sobresalga césped o si empiezas a aceptar a una persona con sus particularidades, en vez de intentar cambiarlas, estarás siguiendo la filosofía Wabi Sabi. La perfección puede llegar a ser aburrida y aceptar nuestro entorno y a nosotros mismos tal como somos es una vía a nuestro alcance para ser felices y disfrutar plenamente de la vida.

En algunas ocasiones se confunde el Wabi Sabi con en el descuido, en ver los desperdicios como algo bonito o renunciar al autocuidado, sin embargo, no se trata de dejarse ir, sino observar lo que nos rodea y comenzar a apreciar la belleza de lo imperfecto sin presiones, pues esta es una característica propia de la naturaleza, donde nada es lineal o simétrico. De hecho, esta visión estética de la vida tiene un fuerte arraigo en el mundo de la decoración, que lo ha abrazado como un estilo rústico, sencillo y original.

10 consejos para llevar una vida Wabi Sabi

Para los seguidores del Wabi Sabi, las necesidades inventadas provocan debilidad en las personas, por lo que promueven aprender a vivir con lo necesario. Además, los pensamientos son los que causan las emociones, por lo que si se aprende a pensar de la manera correcta se podrá cambiar el diálogo interno, haciéndolo más racional y positivo.

Meditación Wabi Sabi
Disfrutar de la naturaleza es una excelente forma de recargar energía según los seguidores del Wabi Sabi.

Si te sientes identificados con ellos, estos son algunos consejos a seguir para conseguir caminar por el camino del Wabi Sabi:

  1. Vive cada momento y saboréalo.
  2. Pon pasión en cada cosa que hagas.
  3. Aprovecha las situaciones adversas para aprender y hacerte más fuerte.
  4. Disfruta a menudo de la naturaleza, cargará tus energías.
  5. Olvida los patrones de perfección impuestos, tus pecas o tus cicatrices te hacen especial.
  6. Entrena tus sentimientos para tener un desapego sano.
  7. Si algo no te hace feliz, no te adaptes a ello.
  8. Céntrate en ocuparte y no en preocuparte.
  9. Mira más allá, observa cada rincón de las calles de las casas, encontrarás la belleza oculta.
  10. Tu felicidad solo depende de ti, trabaja en ella y evita los pensamientos negativos

El Wabi Sabi ayuda a que nos reconciliemos con el miedo, la incertidumbre, el fracaso, el envejecimiento o con el hecho de que en muchas ocasiones no hay respuestas, pero también hace que nos demos cuenta de que se puede vivir con todo ello e incluso disfrutarlo.

Actualizado: 23 de Mayo de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD