Psicodrama, reinterpreta tus traumas
Escenificar tus modos de interaccionar con otras personas puede servirte como vehículo terapéutico para tu crecimiento personal. El psicodrama te ayuda así a interpretar el papel protagonista que quieres para tu vida.

Qué es el psicodrama

Actualizado: 26 de noviembre de 2022

El psicodrama es una técnica desarrollada en EE.UU. a finales del siglo XIX por Jacob Levy, como un método de psicoterapia contrario al modelo dominante de la época. Si hasta ese momento se empleaba una psicoterapia individual, donde el paciente tenía que hablar de sus problemas, relacionado con sus traumas de la infancia, heredado del modelo psicoanalítico, ahora se rompe con esa tendencia proponiendo todo lo contrario.

PUBLICIDAD

El psicodrama se originó como una psicoterapia grupal, donde no existe un diván, sino un escenario donde interactuar con otros; buscando que cada uno de los participantes experimenten, y se den cuenta de su forma de relacionarse con los demás y consigo mismo, sin necesidad de realizar un ejercicio de introspección basado en su expresión verbal, y sin que exista un guión previo por el que regirse.

En el psicodrama se utilizan técnicas propias del mundo de la interpretación, que se emplean para convertirse en actor o actriz, pero enfocadas a la psicoterapia, donde existe un escenario, un reparto de roles o papeles y un momento de interpretación con el que experimentar, para con posterioridad comentar y recibir comentario de las sensaciones y modos de relacionarse que se han establecido en esa escena ficticia.

PUBLICIDAD

Al igual que las psicoterapias tradicionales, el objetivo final del psicodrama es que el paciente se dé cuenta de sus tendencias y limitaciones, y que a partir de ahí pueda decidir cambiar; pero, además, esta técnica cuenta con la ventaja de que el paciente tiene ahora nuevas experiencias, que se entrenan y practican dentro de esas escenas ficticias, pero que le sirve de base para poder aplicar a su vida cotidiana.

Psicodrama

Quién imparte el psicodrama

El director de la sesión de psicodrama es el psicoterapeuta, que cuando trabaja con pacientes con problemas clínicos debe de ser un profesional de la salud titulado, y con una especialización sobre psicodrama, para la cual existen escuelas, asociaciones, federaciones oficiales donde dan la formación tanto teórica como práctica para impartirla, así como la etapa de supervisión, donde el aprendiz practica para ser director.

PUBLICIDAD

Una de las características del psicodrama es que entre los participantes existen unas figuras denominadas auxiliares, que van a interactuar con el paciente de un modo concreto y específico, de forma que provoque la experiencia que el director busca para facilitar la toma de conciencia. Estos auxiliares son colaboradores asiduos del director o aprendices de director que están en formación.

El director es quien diseña la escena ficticia y pide al paciente que se involucre y actúe en ella, con el resto de participantes que lo hacen a su vez libremente, salvo los auxiliares, que ya conocen cómo deben actuar para ese caso concreto; luego un buen director se define también por tener buenos auxiliares, ya que sin ellos sería muy difícil aplicar correctamente el psicodrama.

PUBLICIDAD

El paciente se convierte en el psicodrama en protagonista de su acción, pero la forma de relacionarse y su resolución depende tanto de él como del resto de los participantes, en especial de los auxiliares, pero todo ello planificado por el director para conseguir movilizar al paciente hacia una reflexión de cambio, a la vez que aprende las herramientas necesarias para desenvolverse adecuadamente con los demás y consigo mismo.

Sesión de psicodrama

Cómo es una sesión de psicodrama: etapas

El psicodrama puede aplicarse tanto de manera individual, como en pareja, en familia o grupalmente. Dependiendo del número de participantes en la sesión, así será su duración, extendiéndose desde los 45 minutos a las dos horas, oscilando el precio de la misma entre los 40 y los 100 euros, de manera que es más económico cuantos más participantes intervengan. Lo ideal es que haya una periodicidad aproximada de dos sesiones semanales.

PUBLICIDAD

Las sesiones de psicodrama se suelen dividir en tres grandes pasos:

El calentamiento

En esta fase los participantes únicamente deben moverse libremente, realizando ejercicios que faciliten un ambiente adecuado, en ocasiones se realizan juegos, expresiones corporales o vocales libres para que se fomente ese ambiente; buscando la desinhibición y la implicación en el grupo, lo que permite desconectar con los problemas y preocupaciones que el paciente pudiese traer del exterior.

La dramatización

En donde el director selecciona a uno de los pacientes para que desempeñe un papel, dentro de un escenario ficticio, recreando una situación pasada, presente o futura, real o imaginaria, en la que van a participar uno o varios de los asistentes y auxiliares, los cuales ya tendrán indicaciones particulares sobre cómo deben de reaccionar y expresarse con el paciente que interpreta su papel.

PUBLICIDAD

El eco-grupal

Una vez finalizado el ejercicio se abandona el escenario para reunirse grupalmente, es entonces cuando los participantes y los espectadores, aquellos que no han intervenido en esta ocasión en la escena, expresan lo que han visto y sentido de la representación, buscando facilitar el insgiht o toma de conciencia por parte del paciente, lo que le ayuda a reflexionar, además, sobre su propia vivencia y cómo se ve desde fuera.

Creado: 13 de diciembre de 2013

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD