PUBLICIDAD

Soledad elegida
La soledad se suele asociar a sentimientos negativos, pero cuando es una opción elegida puede proporcionar un gran bienestar emocional. Descubre cómo aprovechar las ventajas de estar solo y evitar aislarse socialmente.
Escrito por Dra. Vanesa Fernández López, Psicóloga, especialista en emociones

Soledad elegida: consecuencias y ventajas de escoger estar solos

Mujer disfrutando de su soledad

La soledad suele tener connotaciones negativas. Es habitual que si te sientes mal escuches decir “no te aísles, háblalo”, si quieres ir solo de viaje, te pregunten “¿no tienes a nadie que te acompañe?”, o si deseas vivir solo te digan “¡qué bien te vendría tener pareja o un compañero de piso para haceros compañía!”. Y así cientos de mensajes que lanza la sociedad continuamente para advertir de lo anómalo que resulta el hecho de querer estar solo.

Sin embargo, la soledad elegida es un estado de bienestar psicológico experimentado por un individuo cuando está solo y, a diferencia de la soledad impuesta, es una situación deseada que le proporciona libertad, satisfacciones y más posibilidades de disfrutar de su tiempo libre. Mientras que la soledad impuesta provoca tristeza y frustración, especialmente si una persona se siente sola cuando está rodeada de gente, la soledad elegida es una necesidad más que, de no ser satisfecha, también genera malestar emocional y frustración.

Chico disfrutando de su soledad

Aunque la soledad impuesta se asocia a un amplio abanico de sentimientos negativos como la tristeza, el vacío, la frustración y la ansiedad, algunos individuos que están solos sin desearlo consiguen transformar estos sentimientos en una oportunidad desafiante en la que encontrarse bien con ellos mismos, y son capaces de convertir su situación en un reto personal que les puede aportar tantos beneficios como la soledad elegida.

Existen también personas que viven en una falsa soledad elegida. Afirman querer estar solas, pero en cuanto tienen la oportunidad de compartir su vida, sus actividades o aficiones con otras personas, lo hacen, y disfrutan tanto de dicho contacto social que se encuentran mejor mientras dura que cuando están a solas. Estos individuos, a diferencia de aquellos que verdaderamente han escogido vivir en soledad, presentan una sintomatología emocional similar a los de la soledad impuesta, pero con mayores niveles de frustración.

Consecuencias positivas y negativas de la soledad elegida

Cuando la soledad es elegida tiene consecuencias positivas que ayudan al individuo a sentirse altamente satisfecho. Entre ellas encontramos el conocimiento personal y de los propios límites y preferencias. El individuo se siente completamente responsable de su propia vida, que no desea compartir a no ser que sea con personas que realmente le aporten algo interesante, y este hecho repercute en un aumento de la seguridad en sí mismo.

Mujer en la ventana disfrutando de la soledad

La persona que escoge vivir en soledad puede tomar decisiones sin rendir cuentas a nadie, y no siente que las cosas le hayan salido bien gracias a la ayuda de otros, sino que el éxito o el fracaso dependen de ella misma. Además, si alguien se siente bien en soledad existe una alta probabilidad de que cuando decida compartir su vida con otra persona elija a una adecuada, y no a una media naranja que le sirva para cubrir sus carencias. La persona que vive en una soledad elegida es ya de por sí una naranja completa.

Sin embargo, ser naranja completa puede conllevar también consecuencias negativas asociadas a la soledad elegida, y la principal tiene que ver con la capacidad de adaptación y de convivencia. En parte porque le gusta estar sola, y en parte porque probablemente no sepa cómo adaptarse al otro, a la persona que vive en una soledad escogida habitualmente le cuesta ceder parte de sus privilegios en favor de la convivencia (por ejemplo renunciar a planes, compartir su tiempo, o adaptarse a las necesidades del otro dejando en alguna ocasión de lado las suyas propias).

Finalmente, otra de las consecuencias negativas de estar solo motu proprio tiene que ver con el gran sentimiento de responsabilidad que supone tener que asumir todas las decisiones importantes de su vida.

Actualizado: 4 de Marzo de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD