Salud al día
Patologías benignas de mama
El cáncer es la patología de las mamas más temida por las mujeres. Sin embargo, el 90% de las consultas relacionadas con la mama se deben a patologías que resultan ser benignas. Aprende a identificarlas.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
Revisado por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Mastitis o alteraciones inflamatorias de la mama

La patología benigna de la mama más frecuente es la mastitis, es decir, la inflamación de la glándula mamaria y de zonas limítrofes. Hay varios tipos de mastitis según la edad de la paciente y la gravedad de la inflamación.

Mastitis del neonato

Son muy raras. Aparecen en el recién nacido como una pequeña infección que causa fiebre durante unos días. El tratamiento es antibiótico y no tiene complicaciones mayores.

Mastitis puerperales o de la lactancia

Surgen cuando la mujer da de mamar al bebé tras el parto. Ocurre por una infección provocada habitualmente por las bacterias Staphilococcus sp o Streptococcus sp (este último menos frecuente), que penetran a través de pequeñas fisuras que se forman en el pezón. Los síntomas son dolor insoportable, fiebre alta y enrojecimiento de la mama. Es la mastitis más frecuente. El diagnóstico y el tratamiento precoces hacen que la patología sea banal, pero un retraso en el tratamiento aumenta la morbimortalidad y hace que sea preciso el empleo de la cirugía repetidas veces

El tratamiento primario de elección es antibiótico: amoxicilina y ácido clavulánico, son los más utilizados. Se pueden añadir antibióticos más potentes si la paciente tiene cierto grado de déficit inmunitario. Nunca se deben dar tetraciclinas, cloranfenicol ni quinolonas porque pasan a la leche materna. Si la enfermedad evoluciona pueden surgir pequeños abcesos mamarios que deben drenarse con cirugía. La lactancia en principio no se suspende, porque vaciar de leche las mamas es beneficioso para la curación, pero si la mastitis es extensa o afecta al pezón y a la areola se debe interrumpir inmediatamente.

Mastitis necrotizantes

Se da en pacientes menopáusicas pluripatológicas, es decir, aquellas que padecen varias enfermedades conocidas. Ocurre tras un trauma en la mama, donde se forma un hematoma que se infecta por una bacteria muy infecciosa, el Streptococcus de la clase beta-hemolítico. Esta bacteria es capaz de necrosar (muerte celular del tejido) toda la glándula; no es muy frecuente pero la mortalidad es alta. El tratamiento es la extirpación de la glándula mamaria. Otra causa de este tipo de mastitis puede ser la radiación, por ello es frecuente que se produzca en pacientes que han recibido radioterapia después de una operación de cáncer de mama; en estos casos hay que descartar una recidiva tumoral.

Otras mastitis

Históricamente son importantes las mastitis tuberculosas o mastitis sifilíticas, casos muy poco frecuentes hoy en día.

PUBLICIDAD

Escrito por:

David Saceda Corralo

Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
David Saceda

Entrevista con el experto

Dr. Joaquim Gascón

El Dr. Joaquim Gascón, Jefe del Servicio de Salud Internacional del Hospital Clínic, nos habla sobre el virus zika Fotografía: ISGlobal.

Dr. Joaquim Gascón

Experto en enfermedades tropicales, portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica
“Las embarazadas que residen en España y que no viajan a América Latina no tienen por qué estar preocupadas porque aquí no hay transmisión del virus Zika a través de mosquitos. A las embarazadas que residen en América Latina se les recomienda que sigan los mecanismos de prevención dirigidos a evitar las picaduras de mosquito”

Salud en cifras

90%
reduce el riesgo de desarrollar verrugas genitales la vacuna contra el VPH
Fuente: 'Sanofi Pasteur MSD'