Extracción poderosa

Lo importante no es producir mucha leche, sino la que tu bebé necesita, pero hay una técnica para aumentar su producción: la extracción poderosa. Te contamos en qué consiste, cuándo es necesaria y cómo llevarla a cabo.
Extracción leche materna

Actualizado: 25 de octubre de 2021

Si la lactancia materna fuera algo instintivo no habría ningún problema en llevarla a cabo “pues los instintos vienen grabados en los genes y se realizan de modo monótono y eficaz”, afirma José María Paricio en El libro de la lactancia (VERGARA). Pero para amamantar con éxito se precisa mucho más: conocer la técnica de la lactancia pero también, en la gran mayoría de ocasiones, contar con un entorno favorable a todos los niveles (social, familiar, laboral, personal…). Y no es fácil.

En el mismo libro, Paricio señala que según algunos estudios hasta el 70% de las madres puede tener algún tipo de dificultad para amamantar. Entre las más frecuentes: grietas en el pezón, dolor, fatiga y sensación de falta de leche. Sobre esto último desde LactApp –primera aplicación sobre lactancia materna basada en Inteligencia Artificial– apuntan que lo importante no es producir una gran cantidad de leche, sino la que necesita nuestro bebé. Ahora bien, ¿hay ocasiones en las que puede ser necesario aumentar la producción de leche materna? ¿Cómo podemos hacerlo? Os contamos en qué consiste la extracción poderosa, cuándo está recomendada esta técnica, y qué se debe tener en cuenta.

Cuándo es necesario aumentar la cantidad de leche materna

El pecho está preparado para la lactancia. Cada vez que el bebé o niño mama, se liberan dos hormonas implicadas en la producción de leche: la prolactina y la oxitocina. La primera, la prolactina llega hasta el alveolo mamario para dar la orden de fabricar leche. Por su parte, la oxitocina será la encargada de que las células musculares que rodean al alveolo se contraigan y hagan salir la leche hasta el canal que llevará la leche al pezón. Que se produzca más o menos leche depende de factores como el apetito del niño, pero también de las oportunidades que se dan para el amamantamiento: ¿se le da el pecho a demanda? ¿Se saltan tomas? ¿Se producen separaciones largas?

Madre amamantando a su bebé

Explica Pilar Martínez, farmacéutica, IBCLC y cofundadora de la plataforma de educación en lactancia materna Edulacta, que es posible aumentar la cantidad de leche materna porque la producción de leche se adapta a la demanda del niño (y por tanto a la estimulación del pecho), así que es tan sencillo como aumentar la estimulación del pecho si necesitamos aumentar la producción. “Si pones al bebé más veces y más tiempo a la teta, tendrás más leche”, cuenta.

Ocurre que hay casos puntuales en los que se necesita aumentar la producción de manera rápida. Pilar Martínez apunta casos como bebés prematuros con succión ineficaz y separados de sus madres, bebés ingresados en el hospital o enfermos, en casos de hipogalactia en la madre o en una relactación. Es en estos casos cuando se puede recurrir a la extracción poderosa, un término acuñado en España por primera vez por la matrona Inma Marcos.

“La extracción poderosa es una técnica que se usa cuando se necesita aumentar rápidamente la producción de leche que se suele emplear en casos puntuales. No suele ser la primera opción porque es realmente agotadora para la madre, ya que básicamente consiste en hacer extracciones de leche de manera continua durante todo el día, de manera que se lleva a la glándula mamaria al máximo de su producción. Esta estimulación sube mucho la prolactina en sangre haciendo que la producción de leche aumente en bastante cantidad y en poco tiempo”, explica.

Aunque se trata de una técnica que cada vez se conoce más gracias a las voces de expertas en lactancia, así como de las propias madres que cuentan su experiencia en webs, redes sociales y blogs, es importante saber que se trata de una técnica que no es recomendable para todas las situaciones ni para todas las mujeres, por lo que debe ser una asesora de lactancia o una matrona formada en lactancia quien pueda valorar su utilización.

“La extracción poderosa no debe recomendarse en general. Solo la recomendamos en casos muy determinados, o cuando queremos comprobar que la glándula mamaria está funcionando correctamente. El problema es que esta técnica la están utilizando muchas mujeres sin tener un control previo. Es decir, la generalización de la técnica sin tener claro para qué la necesitamos”, explica Alba Padró, asesora de lactancia, IBCLC y coautora de la app de lactancia materna LactApp.

Recoge José María Paricio en El libro de la lactancia que no hay pruebas publicadas de resultados de eficacia y tolerancia por parte de la madre de este método desarrollado por Watson. También apunta que puede ser un método muy estresante para la madre. Esto último lo confirma Alba Padró: “La madre se agota”. Y es que, según Padró, nadie piensa que sacarse leche durante dos días sea tan agotador y desgastante. “Cuando se recurre a esta técnica, la primera sorpresa es lo duro que resulta llevarla a cabo. A priori puede parecer fácil, pero es muy complicado porque mientras te extraes la leche también debes seguir amamantando al bebé. Requiere tiempo y ganas. Y puede ser frustrante cuando vemos que no se está produciendo un aumento de la cantidad de leche, o no el aumento que esperamos”, sostiene.

Cómo llevar a cabo la extracción poderosa

La extracción poderosa no debería convertirse en una técnica habitual para aumentar la producción de leche cuando, por ejemplo, se tiene sensación de falta de leche. Se debe acudir a una experta en lactancia si se tienen dudas acerca del funcionamiento de la glándula mamaria o de la cantidad de leche materna que se está produciendo.

En el caso de que finalmente haya que recurrir a la técnica, Pilar Martínez cree que puede ser recomendable contar con un buen sacaleches que sea eficaz, aunque no es obligatorio. “Normalmente las madres usan un sacaleches doble eléctrico para optimizar el tiempo de extracción y perder menos tiempo, pero realmente no es obligatorio comprar nada”, señala. Según la experta, más que comprar nada para este proceso, “lo que más necesita una madre que hace extracción poderosa es apoyo y ayuda logística (cuidar de sus hijos mayores, labores de la casa, cocinar...), ya que el proceso es exigente y la madre debe estar centrada en eso”.

Extracción poderosa: sacaleches

Desde LactApp, Alba Padró recuerda que una de las primeras expertas en hablar de este tipo de extracción fue Catherine Watson, “quien proponía la estimulación como vía para hacer trabajar al máximo la glándula mamaria y conseguir así el aumento de producción”. ¿Cómo es el proceso? “Se suelen realizar extracciones cortas, pero muy frecuentes (cada hora), durante uno o varios días, con un descanso nocturno de 4 o 5 horas. Hay otras maneras de hacerlo que también son efectivas y que requieren emplear menos tiempo a lo largo del día, pero más intensidad durante algunas horas al día”, responde Pilar Martínez, quien insiste en que lo mejor es contar con una asesora de lactancia que acompañe el proceso.

Consejos para madres que recurran a la extracción poderosa

Antes de llevar a cabo la extracción poderosa se debe tener en cuenta que, como apuntan las expertas, se trata de una técnica que no puede ser generalizada, sino que debe haber una motivación importante detrás. Y, por supuesto, sería ideal que para su puesta en marcha se contara con el acompañamiento o el asesoramiento de una experta en lactancia.

En la lactancia, como en la maternidad, las expectativas pueden jugar malas pasadas. Por ello, hay algunas cosas que se deben tener en cuenta para que pueda vivirse mejor la experiencia cuando necesitamos hacer uso de la extracción poderosa:

  • Esta técnica nos informa del funcionamiento de la glándula: al recibir este estímulo, la glándula debería responder aumentando la producción de leche los días siguientes.
  • No se debería sobreestimular el pecho más de lo necesario, ya que esto no solo provoca agotamiento, sino que un exceso puede congestionar las mamas. Además, si los días posteriores no se amamanta, o el bebé mama menos, el excedente de producción puede provocar problemas como obstrucciones o mastitis.
  • Observar si aparece una retención de leche, o molestias en el pecho que puedan derivar en algún problema en los días posteriores al uso de este método, tal como recomiendan desde LactApp.
  • Acudir a una asesora de lactancia, grupo de apoyo o matrona es fundamental para detectar posibles problemas cuanto antes en el caso de que no se consiga aumentar la producción de leche. Si el bebé no gana peso y, además, resulta que la extracción no ha logrado aumentar la producción, es posible que exista un problema con el funcionamiento de la glándula.
  • Recordar que la técnica de extracción poderosa no debe ser empleada de forma generalizada, sino solo en casos en los que realmente sea necesario y, a ser posible, en compañía de una profesional.

Creado: 18 de octubre de 2021

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD