PUBLICIDAD

Entrevistas de Salud al día
Entrevista: Dr. Alfonso Mariño, experto en cáncer de próstata

Dr. Alfonso Mariño

Experto en cáncer de próstata y jefe de Servicio de Oncología Radioterápica del Centro Oncológico de Galicia
“Cuando el cáncer de próstata se diagnostica a tiempo las posibilidades de curación son del 95%”

Dr. Alfonso Mariño, experto en cáncer de próstata

Los pacientes diagnosticados de cáncer de próstata pasan por distintos estados emocionales, incluida la depresión. Según los especialistas, las personas bien informadas sobre cuál es su situación, las opciones terapéuticas disponibles y las probabilidades reales de curación, afrontan mejor la enfermedad. Para conseguir este objetivo, el Círculo de Braquiterapia Prostática (CBP), ha publicado la guía ‘Braquiterapia Prostática. Información para pacientes’ (descargar aquí). El Dr. Alfonso Mariño, jefe de Servicio de Oncología Radioterápica del Centro Oncológico de Galicia, y uno de los especialistas que conforman el CBP, nos cuenta las cuestiones básicas que el paciente debe conocer.

¿A quién va dirigida esta guía?

Esta guía informativa está dirigida a los pacientes de cáncer de próstata o potenciales pacientes que manifiesten su inquietud por saber qué es el cáncer de próstata, cómo se trata, o cuáles pueden ser los efectos secundarios del tratamiento. Para los enfermos, además de la información que el especialista les dé en consulta, es crucial tener información escrita, clara y bien detallada. Pero cualquier persona que esté interesada puede solicitar un ejemplar al Círculo de Braquiterapia Prostática (CBP). Se puede conseguir a través de la página web circulodebraquiterapia.com, o llamando por teléfono a este organismo.

En el documento se le da mucha importancia a que el paciente conozca la enfermedad, ¿se ha demostrado que esto tenga alguna ventaja?

A nadie le agrada el diagnóstico de una enfermedad, sea la que sea; pero, en el caso del cáncer de próstata, sabemos que tener información al respecto tranquiliza. Lo que es lógico, por otra parte, ya que cuando se coge a tiempo las posibilidades de curación son del 95%.

Además, el paciente informado o dispuesto a recibir información afronta la enfermedad de forma más optimista, lo que facilita la relación con sus familiares y con el propio médico.

Esto es lo ideal, pero también hay pacientes que no quieren conocer nada sobre su enfermedad y tenemos que respetarlo.

¿Es importante que la relación del médico con el paciente sea fluida?

Es fundamental que el paciente goce de confianza para llamar a su médico o especialistas (si son más de uno) para consultar sus inquietudes y dudas, durante y después del tratamiento. Que haya buen feeling entre paciente y médico favorece que las cosas vayan bien.

¿Considera que está cambiando la atención de los médicos y la relación médico-paciente?

Aunque esta relación depende mucho de la forma de ser de ambos, por lo general la relación es muy distinta a como era hace 20 o 30 años. Por supuesto, no tiene que ser de amistad pero, en enfermedades como el cáncer, es esencial que el paciente encuentre apoyo psicológico por parte del personal sanitario, y no solo del médico, sino también de las enfermeras, técnicos, y todos aquellos que estén implicados.

En tumores con un diagnóstico precoz, la braquiterapia es una alternativa muy válida, y es menos molesta para los pacientes

A pesar de tratarse de una enfermedad de fácil diagnóstico no siempre se llega a tiempo, ¿a qué se debe?

A que tendemos a retrasar, por miedo, aquellos diagnósticos que nos parecen infaustos. Hoy en día es menos frecuente, porque cada vez nos llegan más mensajes, desde los medios de comunicación sobre todo, con recomendaciones de prevención, por ejemplo que es aconsejable que los hombres que tienen antecedentes familiares de cáncer de próstata se hagan pruebas a partir de los 45 años o que, a partir de los 50, es conveniente que todos los varones se realicen revisiones anuales. Sin embargo, todavía hay algunos casos en los que se llega tarde al tratamiento, y el inconvenientes es que cuando ocurre esto difícilmente se puede curar.

El tratamiento depende de la edad del paciente, el estado de salud que tenga, del estadio del tumor, pero ¿hay algún tratamiento que sea más novedoso y eficaz?

Los tres pilares fundamentales en el tratamiento del cáncer de próstata son la cirugía, la radioterapia y, dentro de la radioterapia, la externa y la braquiterapia, que consiste en implantar elementos radiactivos en el interior de la próstata. Hay algunos tratamientos más novedosos. En tumores con un diagnóstico precoz, la braquiterapia es una alternativa muy válida, y cuando la comparamos con la cirugía y con la radioterapia externa también sale favorecida en los efectos secundarios, ya que es menos molesta para los pacientes. Un día después del implante está en su casa y, a los dos días, puede hacer vida normal. Esto no quiere decir que las otras dos técnicas se tengan que desechar, pero si se le puede hacer una braquiterapia se obtendrán buenos resultados oncológicos, porque esta técnica cura en el 95% de los casos, con menos efectos secundarios.

El paciente informado o dispuesto a recibir información afronta la enfermedad de forma más optimista, lo que facilita la relación con sus familiares y con el propio médico

¿Hasta qué punto el paciente tiene poder de decisión en el tratamiento?

Un paciente bien informado puede elegir. Si sabe que puede ser susceptible de cualquiera de las tres técnicas de tratamiento, pero que hay una que le va a ocasionar menos molestias, va a escoger la que menos molestias le provoque. Pero también hay pacientes que no quieren saber nada al respecto de los tratamientos y que solo desean que les quiten el malestar como sea y, en tal caso, le recomendamos nosotros. Pero, actualmente, todos los pacientes tienen que firmar su consentimiento para que se proceda a cualquier intervención.

¿Cuáles son las principales dudas y miedos de las personas que se someten a este tipo de intervenciones?

La principal preocupación es si se van a curar. Pero cuando se les explican las técnicas de cura, hay dos efectos secundarios que temen mucho: la incontinencia urinaria y la disfunción eréctil.

¿Y cuál es la respuesta a esas dudas?

Tenemos que decirles el porcentaje de incontinencia que provoca cada una de las técnicas para que el paciente lo piense y decida. Sabemos que con la cirugía la incontinencia y la impotencia son mayores que con la radioterapia. Sin embargo, la radioterapia provoca malestar digestivo.

Los pacientes de cáncer necesitan sentirse apoyados en todo momento, y tener cerca a la familia durante el proceso es un gran escudo

¿Y estos efectos secundarios se pueden mejorar de alguna forma?

Sí, hoy en día hay medicación y técnicas para mejorarlos.

¿Qué papel juega la familia y, concretamente la pareja, durante la enfermedad y la superación?

Los pacientes de cáncer necesitan sentirse apoyados en todo momento, y tener cerca a la familia durante el proceso es un gran escudo. En este sentido, es clave que también estén informados de todo lo que ocurre. Es favorable que los familiares se involucren y se informen también de las consecuencias. De esta forma, conocerán mejor cómo se puede sentir el paciente. Pero, claro, además de la actitud de la familia, también está la decisión del paciente de que se quiera informar a la familia. En estos casos es fundamental que, al menos, haya una persona más que conozca la situación, ya que es muy positivo que el paciente venga acompañado a la consulta.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD