PUBLICIDAD

Bebés y niños
Anquiloglosia
El frenillo sublingual, una fina membrana que une la lengua a la cavidad oral, a veces es demasiado corto en el bebé, y dificulta la lactancia materna. Esto se conoce como anquiloglosia, y su tratamiento es sencillo.
Escrito por Dra. María Teresa Romero Rubio, Pediatra

Qué es la anquiloglosia y por qué ocurre

El frenillo sublingual es una fina membrana fibromucosa que se encuentra bajo la lengua y que la une a la cavidad oral. En ocasiones el frenillo es demasiado corto e impide la correcta salida de la lengua; a esta situación se la conoce como anquiloglosia. Su importancia radica en que puede dificultar el inicio de la lactancia materna. Sin embargo, con un tratamiento adecuado precoz se soluciona rápidamente y se puede conseguir una lactancia exitosa.

Qué es la anquiloglosia y por qué ocurre

El comúnmente llamado frenillo es una membrana situada bajo la lengua, en su parte medial, que une ésta al suelo de la boca. Del frenillo depende que el movimiento de la lengua sea adecuado, y esto tiene gran importancia para que la succión en la lactancia materna sea correcta. Hasta un 15% de los recién nacidos pueden tener un frenillo lingual corto o anquiloglosia.

Existen distintos tipos de anquiloglosia, en función de si el frenillo es más membranoso o fibroso, o si se sitúa en una parte más anterior o más posterior, o si hay una fusión parcial o total con el suelo de la boca (aunque este caso es muy raro). Incluso se han descrito casos en los que aparece en varios miembros de una misma familia, lo que podría sugerir un origen genético. También se asocia a otros síndromes, como el paladar hendido o el síndrome de Fraser.

Para que la lactancia materna sea efectiva la lengua tiene que realizar cuatro movimientos. Si el frenillo es demasiado corto, éstos pueden verse afectados:

  • Extensión: sacar la lengua hasta cubrir la encía inferior, manteniéndola en esta postura mientras dura la toma.
  • Elevación: alzar la lengua en dirección al paladar para comprimir la aerola mamaria y exprimir-ordeñar el pecho.
  • Lateralización: poder mover la lengua a ambos lados de la boca.
  • Peristaltismo: movimiento coordinado ondulante que permite la correcta deglución de la leche.

Actualizado: 1 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

83,2%
de los niños de 13 años tiene teléfono móvil
'Fuente: 'Instituto Nacional de Estadística (INE)''