PUBLICIDAD

Bebés y niños
Guía de actuación ante la tos
Aunque sufras cuando ves a tu pequeño toser, la tos tiene pocos problemas y siempre son menores que los que supondría suprimirla. Lo importante es saber qué la causa y cómo actuar ante ella.
Escrito por Ramón Ugarte, Pediatra del Centro de Salud Olaguibel, Vitoria-Gasteiz

Qué es la tos

La tos, tanto en adultos como en niños, es un mecanismo de defensa del aparato respiratorio. Tiene como misión principal expulsar mocos, flemas y posibles cuerpos extraños situados desde la nariz hasta el bronquio más pequeño. De esta manera se consigue respirar mejor y dificultar la aparición de complicaciones como consecuencia de la retención de mocos y flemas, entre ellas las sobreinfecciones por bacterias.

Siempre hay que diferenciar entre tos aguda y tos crónica. Se llama tos aguda a aquella que no dura más de tres semanas.

¿Qué causa la tos?

La tos es un síntoma inespecífico, es decir, no se puede asociar una sola enfermedad a la tos. Las causas que la provocan pueden ser numerosas:

  • La mayoría de los procesos que conllevan tos aguda se deben a infecciones de la parte alta de la vía respiratoria (nariz, garganta, oídos y laringe) como son los catarros y resfriados.
  • También aparece tos cuando hay una infección de la vía respiratoria baja (pulmones) como neumonías, bronquitis, bronquiolitis o gripe.
  • La tos no se produce sólo por infecciones. Las alergias, en forma de rinitis o asma son causa frecuente de tos.
  • El atragantamiento con un cuerpo extraño (frutos secos, por ejemplo) provocará tos que en muchas ocasiones será capaz de eliminarlo.
  • Lesiones pulmonares crónicas, tumores o malformaciones vasculares también pueden ser causa de tos crónica.

Complicaciones de la tos en niños

La tos en los niños tiene pocos problemas y siempre son menores que los que supondría suprimirla. Es evidente que la tos puede interrumpir el sueño y el descanso, obligando a que el niño haga más siestas para compensar ese sueño perdido.

También se pueden producir vómitos, sobre todo en niños pequeños que no saben escupir las flemas. En estos casos, las flemas y mocos que se mueven por la tos van al estómago y se vomitan, pero la tos ha cumplido con su objetivo de limpiar de secreciones el aparato respiratorio.

Actualizado: 29 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Ramón Ugarte

Pediatra del Centro de Salud Olaguibel, Vitoria-Gasteiz
Ramón Ugarte

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

x10
se ha multiplicado en 40 años el número de niños y adolescentes obesos en el mundo
'Fuente: 'Imperial College London y la Organización Mundial de la Salud (OMS)''