PUBLICIDAD

Bebés y niños
Anquiloglosia
El frenillo sublingual, una fina membrana que une la lengua a la cavidad oral, a veces es demasiado corto en el bebé, y dificulta la lactancia materna. Esto se conoce como anquiloglosia, y su tratamiento es sencillo.
Escrito por Dra. María Teresa Romero Rubio, Pediatra

Qué problemas puede producir la anquiloglosia

Qué problemas puede producir la anquiloglosia

La anquiloglosia dificulta la lactancia materna tanto para el bebé como para la madre.

Si el bebé tiene el frenillo corto, al tratar de extender la lengua ésta no podrá salir, o incluso la punta irá hacia abajo, dificultando la lactancia. Tampoco podrá elevarla correctamente para exprimir bien el pecho, e incluso el movimiento de deglución puede verse dificultado, facilitando los atragantamientos.

Por todo ello, en el caso de que haya anquiloglosia, la lactancia materna se dificulta mucho, haciendo que las tomas sean muy largas y poco efectivas. El bebé tratará de compensar el frenillo corto de varias formas:

  • Utilizando la mandíbula para exprimir la areola, lo que se traduce en una especie de mordisco o masticamiento del pezón.
  • Usando los labios para extraer la leche.
  • Haciendo movimientos de succión ineficaces, en los que no se consigue un adecuado ordeño de la mama.

Las consecuencias para la madre pueden ser varias:

  • Grietas en el pezón: es la complicación más habitual, debido a la posición inadecuada para amamantar y al mordisco del pezón al que nos referíamos anteriormente. Las grietas son muy dolorosas y pueden desanimar incluso a las madres más motivadas. Es una de las causas más frecuentes de abandono de la lactancia.
  • Mastitis: la succión continua del bebé aumenta la producción de leche, pero al no ser la extracción efectiva, se impide el circuito de drenaje, pudiendo dar lugar a acumulación de leche en las glándulas mamarias.

Las consecuencias para el bebé son:

Las consecuencias de la succión ineficaz en el bebé tendrán como primera manifestación un fallo en la ganancia de peso. Son niños que hacen tomas muy largas, y sin embargo no cogen peso, causando mucha frustración a la madre. Estarán irritables y con llanto frecuente, porque nunca quedan saciados. Si la mama produce más leche por el estímulo de succión, los bebes tomarán más leche de inicio de la lactada, que es más rica en lactosa y menos rica en grasa. El exceso de lactosa puede dar lugar a digestiones más pesadas, con deposiciones verdosas y explosivas, muy distintas a las deposiciones habituales de leche materna, causando incluso dermatitis del pañal. También se asocia con mayor frecuencia de regurgitaciones y reflujo gastroesofágico.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

15.000
niños menores de cinco años murieron cada día en 2016
'Fuente: 'Informe 'Niveles y Tendencias en la Mortalidad Infantil 2017', publicado con UNICEF, el Banco Mundial y la División de Población de UNDESA''

PUBLICIDAD