Implante coclear, cómo funciona

Los implantes cocleares son dispositivos que permiten tratar la sordera profunda en niños y adultos. Te explicamos cómo funcionan y en qué casos pueden solucionar la pérdida auditiva, y cuáles son sus contraindicaciones.
Implante coclear en un niño

Actualizado: 25 de febrero de 2021

Una tercera parte de las personas mayores de 65 años sufre una pérdida de audición discapacitante, según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Un problema que se suele solucionar con la colocación de un audífono, que funciona amplificando la energía sonora, pero en casos de sordera profunda, esto no es suficiente y es necesario recurrir a los implantes cocleares, dispositivos que están indicados para corregir la hipoacusia grave y permiten que personas sordas, tanto niños como adultos, disfruten de una mejor calidad de vida.

En el marco del Día Internacional del Implante Coclear, os contamos cómo es y cómo funciona este dispositivo que se puede considerar uno de los principales avances para tratar la hipoacusia, y que llevan alrededor de 500.000 personas en todo el mundo y 18.000 en España, desgranamos qué beneficios aportan a los pacientes y en qué casos se debe recurrir a ellos, y cuáles son sus contraindicaciones.

El lenguaje se aprende, y esto solo es posible con una buena audición. Por eso, en los niños que nacen sordos o se quedan sordos antes de adquirir el lenguaje, es fundamental tratar la pérdida auditiva

Como nos explica el Dr. Luis Lassaletta, presidente de la Comisión de Otología de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), “la tecnología de estos dispositivos es diferente a la de los audífonos. El implante coclear consta de dos partes: una que se implanta debajo de la piel, y otra similar al audífono que se coloca en el exterior. La parte interna consta de una serie de electrodos que se introducen dentro de la cóclea, del caracol, y estimulan directamente el nervio auditivo, por lo que si se trata de una sordera profunda que afecta a la cóclea (una parte del oído interno) y el nervio auditivo funciona, el implante coclear es una muy buena solución”.

Hay distintos modelos de implante coclear, pero el especialista en Otorrinolaringología señala que en la mayoría de los más modernos el dispositivo externo es del tamaño de una moneda de dos euros y se sujeta con un imán detrás de la oreja, aunque en los niños se parece más a los audífonos tradicionales para evitar que se caiga.

Implante coclear, cómo funciona (infografía)

En qué casos están indicados los implantes cocleares

Como apuntan desde la SEORL“ no existe una edad límite que desaconseje la colocación del implante coclear. Estos dispositivos, señala el experto, están indicado en general en dos situaciones: niños que nacen sordos, con sordera bilateral profunda, o adultos que pierden audición de forma brusca, o sobre todo progresiva, y llega un momento en que ya no les sirve el audífono y hay que recurrir al implante coclear. Si el paciente no tiene problemas de salud que impidan la cirugía se pueden colocar a cualquier edad, y cada vez es más frecuente implantarlos en personas mayores de 65 o 75 años. En España la Seguridad Social cubre este tratamiento en la mayoría de los casos.

  • En qué casos están indicados los implantes cocleares: niños

    Implantes cocleares en niños pequeños 

    En el caso de los niños, afirma el Dr. Lassaletta, la sordera es una discapacidad especialmente importante porque “sin audición no se puede aprender a hablar. El lenguaje se aprende, y esto solo es posible con una buena audición. Por eso, en los niños que nacen sordos o se quedan sordos antes de adquirir el lenguaje en los primeros dos o tres años de vida, es absolutamente fundamental revertir la pérdida auditiva según el grado con los audífonos o, en los casos de sordera profunda, con el implante coclear”.

  • En qué casos están indicados los implantes cocleares: adultos

    Implantes cocleares en adultos 

    En los adultos mayores estos dispositivos no solo facilitan sus actividades diarias y sus relaciones sociales, sino que un estudio reciente realizado en los Hospitales Universitarios La Paz y Ramón y Cajal, en el que ha participado el Dr. Lassaletta, ha revelado que las personas mayores de 55 años que los llevaron durante un año mostraron una significativa mejoría de su estado cognitivo general (memoria, atención y lenguaje), y que por lo tanto sugiere que “revirtiendo la pérdida de audición se podría revertir de alguna forma el deterioro cognitivo leve“.

Lo más curioso, señala Lassaletta, es que el deterioro cognitivo, cuando es grave, es una de las contraindicaciones para el implante coclear, porque es necesaria la implicación de la persona que lo lleva: que lo conozca y se comprometa a hacer una rehabilitación y una serie de programaciones que no son posibles si tiene un deterioro cognitivo grave. Pero si el deterioro cognitivo es leve se ha visto justo lo contrario, porque al tratar la pérdida de audición –y nosotros lo hemos hecho con implantes cocleares, pero también se puede hacer con audífonos– sí se puede mejorar parcialmente el estado cognitivo”.

Contraindicaciones del implante coclear

El otorrinolaringólogo afirma que “hay que transmitir siempre la idea de que el implante coclear no es una solución para cualquier pérdida de audición, sino solo para cuando ya se ha producido una pérdida severa o profunda a la que no llega el audífono convencional”.

Y explica que además de los problemas cognitivos que impidan al paciente comprender y seguir las instrucciones sobre el uso del implante coclear, otro de los problemas que afectan a su indicación es la plasticidad cerebral, y es que “cuanto menos tiempo esté sordo un oído, mejores resultados va a tener con el implante. Si un niño nace sordo de los dos oídos tenemos que implantarlo, si es posible, en el primer año o los dos primeros años de vida, porque cuanto más tiempo tardemos más va disminuyendo la plasticidad cerebral, y peores van a ser los resultados”.

 

“El implante coclear no estaría indicado en un paciente que nació sordo hace 20 años porque no va a poder desarrollar el lenguaje de forma normal como los niños pequeños que, con una buena rehabilitación, sí lo consiguen”

“Por ejemplo, en un paciente que nació sordo hace 20 años no se lo podemos implantar ahora, porque lo que va a conseguir a través del implante es oír ruidos, pero no va a poder desarrollar el lenguaje de forma normal como los niños a los que se implanta con ocho o 10 meses y que, con una buena motivación de los padres y una buena rehabilitación, consiguen un desarrollo absolutamente normal”.

Contraindicaciones del implante coclear

Otro de los factores que influyen en la decisión de colocar un implante coclear es el estigma que supone para algunas personas llevar un dispositivo que les identifique como sordos. El especialista afirma que esto también “es consecuencia de que el sordo es un discapacitado de segunda en nuestro país, y que hasta se hacen chascarrillos con el hecho de que alguien esté sordo, que es algo que no se hace con ninguna otra enfermedad ni discapacidad, y esto no ayuda en absoluto a darle la importancia que realmente tiene, porque es una limitación que supone un deterioro en la calidad de vida absoluto, tanto en los niños, como en los adultos mayores”.

Hipoacusia en tiempos de pandemia

“Y ahora lo estamos viendo todavía más con las mascarillas en la época de la pandemia –añade–, y nos estamos dando cuenta de las dificultades que tenemos todos para oír, incluso los normoyentes, porque cuando estamos en una situación algo más compleja de ruido de fondo o un ambiente menos favorable, todos tendemos a leer los labios, y las personas que además tienen una pérdida objetiva lo están pasando fatal en esta situación porque leer los labios es fundamental en su comunicación del día a día”.

Las personas que tienen una pérdida auditiva lo están pasando fatal con las mascarillas, porque leer los labios es fundamental para su comunicación

Por esta razón se comercializan mascarillas higiénicas que sí permiten la lectura labial porque constan de una parte transparente a la altura de la boca, y que han sido aprobadas de forma excepcional por el Gobierno para facilitar la comunicación de las personas con discapacidad auditiva, aunque deben cumplir ciertos requisitos. 

El experto también recuerda la importancia de concienciar a la sociedad sobre el problema que supone la hipoacusia, sobre todo en referencia al ruido porque “vivimos en un país donde no puede haber más ruido en todas partes, donde vas a una cafetería y tienes que estar a gritos para comunicarte con los de delante, y eso se asume como algo perfectamente normal y no ocurre en otros países”.

Hipoacusia en tiempos de pandemia

Por ello, aboga por seguir investigando para mejorar la tecnología porque, “además de implantes cocleares, también hay implantes de oído medio, de conducción ósea, de tronco cerebral…, y todos son estupendos si lo comparas con la situación de no oír nada, pero todavía tienen limitaciones para la audición en condiciones difíciles, como hablar por teléfono, cuando hay mucho ruido de fondo, en conversaciones con varios interlocutores, o para percibir bien la música. En esos casos no reproducen con la misma perfección que un oído sano, y hay que seguir investigando”.

*Conoce10 consejos para personas con implante coclear

Creado: 24 de febrero de 2021

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD