PUBLICIDAD

Embarazo
Diafragma vaginal
Aunque poco demandado, el diafragma vaginal es otro de los anticonceptivos de barrera a disposición de la mujer. Te explicamos todo lo que necesitas saber, ya que de su correcto uso depende su eficacia.
Escrito por Amparo Luque, Periodista experta en embarazo e infancia

Qué es el diafragma vaginal

El diafragma vaginal (también llamado pesario), es un método anticonceptivo femenino de barrera que ya existía en la Antigüedad; está documentado que las mujeres egipcias cubrían su útero para evitar el embarazo y usaban sustancias que actuaban como espermicida, o que en el siglo XVIII se usaba medio limón parcialmente vaciado, por ejemplo. Pero el diafragma moderno, con la apariencia que lo conocemos hoy en día, data de 1882, y tuvo mucho auge en Europa a finales del siglo XIX. Actualmente su utilización es bastante escasa a nivel mundial, porque se han ido popularizando otros métodos, tanto hormonales como no hormonales, que resultan más cómodos y seguros, ya sea específicamente para la mujer o para ambos miembros de la pareja. Sin embargo es una opción más a valorar, porque puede adaptarse a nuestras necesidades en momentos determinados.

En este sentido, el ginecólogo y presidente de la Sociedad Española de Contracepción (www.sec.es) José Ramón Serrano indica que: “la mujer debe ser asesorada por profesionales de la salud sexual y reproductiva, que tienen que conocer sus características, necesidades y deseos. Siempre hay un método para cada mujer y ella debe tener la última palabra y asumir las responsabilidades inherentes a cada uno de ellos”.

Por tanto, para que estés bien informada y puedas decidir con criterio, aquí tienes una guía útil de uso sobre este método anticonceptivo.

¿Qué es el diafragma vaginal?

El diafragma vaginal es una especie de pequeña cúpula de poca profundidad, media circunferencia de látex o silicona suave con un anillo flexible en el borde, que se introduce en la vagina y cubre completamente el cuello del útero (se ajusta a las paredes vaginales alrededor del cuello uterino). De esta manera impide que los espermatozoides penetren en la cavidad uterina, evitando el embarazo. Por eso se le denomina ‘método anticonceptivo de barrera’.

Hay que tener en cuenta que no protege frente al sida ni la gran mayoría de enfermedades de transmisión sexual. Y en cuanto a su eficacia, por encima del diafragma (80-94%) están casi todos los demás métodos anticonceptivos, siempre y cuando sean utilizados correctamente, lo cual puede explicar su menor aceptación comercial. Por ejemplo, la píldora anticonceptiva, los parches y el anillo vaginal ofrecen una protección frente a un embarazo no deseado de un 99%; y el preservativo masculino y el DIU, de un 98%.

Por su parte existe otro método muy similar, el capuchón cervical, que se podría tomar como una variedad del diafragma, ya que actúa de la misma manera. Sin embargo es un poco más pequeño, puede quedarse colocado algo más de tiempo dentro de la vagina (de 30 a 72 horas) y ofrece una eficacia frente al embarazo ligeramente menor. Además, hay menos tamaños disponibles que en el caso del diafragma, con lo que su elección es más restringida.

Eso sí, ambos deben usarse siempre acompañados de espermicida que, al aplicarse en el receptáculo, actúa como depósito del mismo. 

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Amparo Luque

Periodista experta en embarazo e infancia
Amparo Luque

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

8
de cada mil niños y jóvenes sufren trastorno del espectro alcohólico fetal
'Fuente: 'Instituto de Investigación sobre Políticas de Salud Mental del Centro de Adicción y Salud Mental de Toronto, Canadá''