Salud al día
Patologías benignas de mama
El cáncer es la patología de las mamas más temida por las mujeres. Sin embargo, el 90% de las consultas relacionadas con la mama se deben a patologías que resultan ser benignas. Conócelas.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología

Anomalías del desarrollo de las mamas

Las anomalías del desarrollo de las mamas son muy raras y poco frecuentes; ocurren por un mal desarrollo de las mamas durante el periodo fetal, y ya están presentes en el momento del nacimiento. Podemos dividirlas en dos grupos según la anomalía sea por defecto o por exceso.

Anomalía de la mama por defecto

  • Amastia: ausencia completa de la glándula mamaria incluyendo el pezón y la areola; es muy rara y se asocia con otras malformaciones de la pared torácica y los brazos.
  • Amazia: amastia que mantiene el pezón y la areola.
  • Micromastia: escaso desarrollo de la glándula mamaria; se puede asociar a síndromes como el síndrome de Turner. También puede deberse a que el tejido mamario se haya dañado durante la niñez o la pubertad, a causa de traumatismos, cirugía, infección o radioterapia.
  • Atelia: no existe pezón; puede ser unilateral o bilateral.
  • Microtelia: el pezón es menor de lo habitual.

Anomalía de la mama por exceso

  • Macromastia: las mamas son demasiado grandes respecto al resto del cuerpo; la paciente suele sufrir patología de columna vertebral. Se indica cirugía reductora de las mamas.
  • Mama supranumeraria: otra mama normal más en la línea mamaria, que es una línea que transcurre desde las axilas hasta las ingles y que durante el periodo fetal es capaz de desarrollar mamas primitivas. La localización más frecuente de mamas supranumerarias son las axilas y debajo de las mamas.
  • Mama ectópica o polimastia: otra mama más fuera de la línea mamaria, sin pezón ni areola. No son funcionales, son aberrantes, y se suelen descubrir durante un embarazo. Tanto estas como las supernumerarias deben ser extirpadas porque tienen alto riesgo de desarrollar cáncer.
  • Ginecomastia: mamas femeninas en un varón. Pueden ser un indicio de otra enfermedad subyacente (cáncer de testículos, cirrosis hepática), ser secundarias al consumo de medicamentos (espironolactona, psicotrópicos), o de carácter fisiológico durante el desarrollo puberal (ginecomastia del adolescente). Se soluciona tratando la enfermedad subyacente. En el caso de la ginecomastia fisiológica se debe esperar un año para intervenir con cirugía, aunque hay ocasiones en las que el complejo psicológico del adolescente requiere intervenir antes.
  • Politelia: más de un pezón; es la anomalía más común. Es más frecuente que se encuentre en los cuadrantes inferiores de la mama, pero puede surgir en cualquier punto de la línea mamaria hasta los genitales.
  • Macrotelia: pezón de tamaño excesivo; es más frecuente en los varones.

Otra malformación frecuente de las mamas es la inversión congénita de los pezones. Se produce como consecuencia del desarrollo insuficiente del tejido fibroso bajo el pezón, que impide que el pezón se eleve al desarrollarse la mama. Hay mayor probabilidad de desarrollar infecciones en el pezón.

Escrito por:

David Saceda Corralo

Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
David Saceda

Entrevista con el experto

Dr. Félix Armadá-Maresca

Dr. Félix Armadá-Maresca, experto en uveítis

“Las causas más frecuentes de uveítis son las autoinmunes, asociadas a enfermedades reumatológicas como la espondilitis anquilosante, o la artritis reumatoide, aunque hay otras de origen infeccioso, traumáticas…”

Dr. Félix Armadá-Maresca

Jefe de oftalmología del Hospital La Paz

Salud en cifras

32%
de medicamentos aprobados por la EMA en Europa ya incluye algún gen en su ficha técnica
Fuente: '12º Congreso de la Asociación Europea de Famacología Clínica y Terapéutica'