PUBLICIDAD

Salud al día
Tricomoniasis
La tricomoniasis es una de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) más frecuentes en todo el mundo. Afortunadamente se soluciona cuando se trata con antibióticos durante un corto periodo de tiempo.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología

Qué es la tricomoniasis

La tricomoniasis es una infección de transmisión sexual (ITS) o ETS provocada por un parásito llamado Trichomonas vaginalis que puede ocurrir en hombres y en mujeres, aunque es más frecuente en las mujeres jóvenes (entre los 15 y 36 años). Es habitual que la infección por tricomonas no dé ningún síntoma, y cuando aparecen son síntomas similares a los de otras ITS.

Cuando aparecen, los síntomas de tricomoniasis más frecuentes son picor, y escozor al orinar o al mantener relaciones sexuales. En todas estas situaciones se debe acudir al médico para que diagnostique la enfermedad y la trate correctamente. Afortunadamente la tricomoniasis es una patología que raramente tiene complicaciones, y que puede solucionarse fácilmente con medicamentos antibióticos durante una semana aproximadamente. En el caso de no recibir tratamiento médico es difícil que las tricomonas desaparezcan por sí solas, y pueden parasitar el aparato genitourinario durante meses.

Como en la mayoría de ITS, el mejor método de control es la prevención manteniendo relaciones sexuales con profilaxis, como los preservativos masculinos. La prevención no sólo ayudará a evitar la tricomoniasis sino que evitará la transmisión de otras enfermedades de transmisión sexual mucho más graves como la sífilis o el VIH.

Cómo es la Trichomonas vaginalis

Este microorganismo pertenece a la familia de los parásitos, es decir, se trata de seres vivos que para sobrevivir necesitan invadir a otros seres vivos y les causan un perjuicio. La Tricomonas vaginalis es un parásito formado por una sola célula, que tiene forma de pera o de gota de agua. Fue descubierta en la primera mitad del siglo XIX por el doctor inglés John Donné, aunque no se relacionó con la infección vaginal hasta casi un siglo más tarde.

La estructura del parásito es sencilla. El interior de la célula contiene el núcleo y los orgánulos necesarios para vivir y reproducirse. Lo atraviesa un filamento rígido llamado axostilo, que le proporciona consistencia. En uno de sus extremos tiene varios flagelos que al girar permiten que la tricomona se mueva en los medios líquidos, como los fluidos vaginales o el semen.

No tiene ninguna cápsula o coraza que le proteja del exterior, por lo que es bastante frágil en medios no favorables. Sólo puede sobrevivir en el tracto genitourinario del hombre o de la mujer. Además, el medio debe tener un pH de 5,5 como mínimo, por lo que no sobrevive en una vagina sana, que suele tener un pH de 4,5.

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

David Saceda Corralo

Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
David Saceda

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Miguel Pita
El experto en genética Miguel Pita explica cómo influye nuestro ADN en nuestro comportamiento y preferencias. Foto @CarlosGivaja.

Miguel Pita

Doctor en Genética y Biología Celular, y autor de 'El ADN dictador'
"Estamos más determinados genéticamente de lo que nuestro cerebro quiere reconocer, porque hemos perdido la capacidad de vernos como animales, pero si nos fijásemos en otros animales observaríamos que en su programa genético llevan escritos muchos instintos que condicionan su conducta"

PUBLICIDAD

Salud en cifras

40%
puede aumentar el riesgo de muerte una mala salud bucodental
'Fuente: 'Universidad de Ciencias Médicas de Teherán''