Octavo mes de embarazo
En el octavo mes de embarazo estarás más cansada y puedes tener contracciones frecuentes. Los órganos de tu bebé están ya bastante desarrollados, por lo que podría sobrevivir sin secuelas a un parto prematuro.

Semana 36 de embarazo: cambios, molestias y pruebas

Actualizado: 23 de noviembre de 2022

La mamá estará tremendamente molesta en esta semana 36 de embarazo, mientras que el bebé comienza su descenso hacia la salida del útero. Conoce la evolución de ambos en estos días:

Evolución del bebé en la semana 36 de gestación

Con cada contracción, el bebé bajará y se encajará más y más en la pelvis. Además, comenzará a ladear la cabeza hacia ambos lados para hacerse hueco en el cuello del útero materno.

PUBLICIDAD

A veces, el bebé no tiene la cabeza en la pelvis, sino que tiene los pies. Si está situado así en esta semana, ya se considera que el nacimiento será de nalgas. El parto de nalgas es algo más complejo por la vía vaginal natural y tiene más complicaciones, por lo que casi siempre se opta por practicar una cesárea en estos casos, que resulta más seguro. En otras ocasiones, aunque mucho más raras, el bebé está de lado, con los pies y la cabeza a la misma altura, lo que hace imprescindible que el parto sea por cesárea.

Los bebés que ya están en la semana 36 de embarazo varían muchísimo en longitud y peso, pero suelen rondar los 48 centímetros de longitud y casi alcanzan los 3 kilogramos de peso.

Cambios en la mamá en la semana 36 de embarazo

Si en las semanas anteriores la mamá ya estaba incómoda, ahora el embarazo es realmente molesto y la mamá deseará que llegue el momento del parto cuanto antes, y poder ver así la carita de su bebé.

Embarazada con gripe

El cuello del útero disminuirá, sigue acortándose, y los cambios hormonales siguen favoreciendo que músculos y tendones y ligamentos, internos y externos, alcancen la elasticidad necesaria en el momento del parto.

PUBLICIDAD

Ya notarás la tripa mucho más baja, y tras la comida puedes seguir notando molestias como reflujo o dolor costal. Al dormir, debido al mayor peso, también puedes notar dolores de espalda o lumbalgia. Y puedes notar al despertar que tienes los pies y mano más hinchadas, incuso la cara.

El flujo vaginal también comienza a ser cada vez mayor, puedes diferenciarlo de una posible rotura de la bolsa amniótica por el color, más blanquecino el flujo y más transparente el líquido.

Pruebas en la semana 36 de embarazo

Es importante estar alerta ante cualquier signo o síntoma que indique que la mamá ha contraído una nueva enfermedad. Incluso con un simple catarro se debe acudir al médico para que le proporcione la medicación más adecuada en este momento del embarazo. También suele hacerse el cribado de la preeclampsia y un exudado vagino-rectal para vigilar la posible presencia del  estreptococo del grupo B, que puede causar al bebé desde meningitis a sepsis.

PUBLICIDAD

Es en estos días cuando se deben repetir las pruebas del VIH, sífilis y hepatitis C, si la mamá ha vivido situaciones de riesgo estos últimos meses. En caso de dar positivo, se tiene que elegir la opción más segura de tratamiento para la madre y el bebé, así como el método de parto que menos riesgo entrañe para ambos, que suele ser la cesárea.

Creado: 29 de septiembre de 2010

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD