PUBLICIDAD

Entrevistas de Salud al día
Dr. Cristóbal Belda, experto en tumores cerebrales

Dr. Cristóbal Belda

Responsable del programa de neurooncología de HM Hospitales y experto en tumores cerebrales
“Las nuevas tecnologías, junto a la formación MIR, han hecho de la neurocirugía española una de las más competitivas del mundo”

El Dr. Cristóbal Belda es el responsable del programa de Neurooncología de HM Hospitales.

Las importantes innovaciones tecnológicas han permitido que, en la actualidad, la cirugía de los tumores cerebrales resulte mucho más eficaz y mejore el pronóstico de los afectados, prolongando el tiempo libre de enfermedad, y mejorando la calidad de vida de los pacientes. El Dr. Cristóbal Belda, responsable del programa de Neurooncología de HM Hospitales, que recientemente ha presentado una ponencia en el 6º Congreso Europeo de Pacientes, Innovación y Tecnologías, nos habla de las características de este tipo de tumores y explica cuáles son los avances tecnológicos que ya están disponibles y gracias a los que se puede abordar de forma más segura y efectiva el tratamiento de esta patología, que afecta a 4-5 personas por cada 100.000 habitantes.

Identificar el tumor cerebral

En general, se desconocen las causas por las que aparecen los tumores cerebrales, pero ¿cuál es el mecanismo por el que se desarrollan?

Estos tumores se desarrollan en muchos casos sobre células con propiedades parecidas a lo que conocemos como células madre. Lamentablemente, estas propiedades, cuando son utilizadas por una célula sin preparación para hacer un buen uso de ellas, producen un tumor. Así, las células que inician los tumores cerebrales, también conocidas como células iniciadoras de gliomas, emplean mecanismos parecidos a células madre para sobrevivir, dividirse en células hijas, y resistir a los distintos tratamientos que se emplean para combatirlas. El tratamiento dirigido contra esas células madre, iniciadoras de gliomas, es una de las esperanzas más reales que tenemos para la lucha contra esta enfermedad.

El tratamiento dirigido contra las células madre iniciadoras de gliomas es una de las esperanzas más reales que tenemos para la lucha contra esta enfermedad

¿Cuáles son los síntomas que podrían alertar a una persona de que tiene un tumor en el cerebro?

Lamentablemente son síntomas muy inespecíficos y que cualquier persona ha podido tener a lo largo de su vida, sin que ello implique que tenga o vaya a tener un tumor cerebral. Sin embargo, hay algunas pistas que nos pueden ayudar a consultar con un experto y que los oncólogos nos tomamos muy en serio: por un lado, la presencia de crisis epilépticas en un adulto cuando jamás las había tenido previamente o, por otro lado, la presencia de un dolor de cabeza, una cefalea, totalmente diferente a las que hubiera tenido a lo largo de su vida. En ambos casos, es recomendable consultar con un experto aunque, como digo, ninguno de los dos síntomas es indicativo de forma absoluta de la presencia de un tumor cerebral.

¿Existe alguna prueba que pueda detectar precozmente esta patología?

No. Existen pruebas que nos permiten no perder tiempo ante una sospecha de un tumor cerebral, pero no disponemos en ningún sitio del mundo de una prueba para el diagnóstico precoz. En este sentido, no es infrecuente encontrarnos un peregrinaje de pacientes con síntomas, que deambulan de centro en centro, hasta encontrar un sitio con disponibilidad para realizar una resonancia nuclear magnética. Lo importante actualmente, asumiendo que no podemos diagnosticar precozmente a nadie, es no perder el tiempo para diagnosticar lo que es evidente lo antes posible.

Sólo se opera cuando el balance entre el daño que hace el tumor y el potencial daño que se podría hacer al paciente con una cirugía está bien ajustado

Usted ha propuesto que se cree un registro nacional de afectados por tumores cerebrales. ¿Cómo ayudaría esa estrategia a los pacientes y a los profesionales médicos que les tratan?

Es de sentido común que para poder analizar una actividad, en el ámbito que sea, es obligado conocer cuantitativa y cualitativamente los parámetros básicos de esa actividad. Así se pueden adaptar recursos a la realidad cotidiana y evaluar la calidad de la citada actividad. Este hecho, siendo obvio, no se aplica más que de forma particular en algunos aspectos de la oncología a través de actividades “heroicas” de algunos médicos, científicos y epidemiólogas. Sin un registro de obligado cumplimiento, un grupo de patologías como son los tumores cerebrales, que obligan a la coordinación de una cantidad enorme de recursos altamente tecnificados y de especialistas altamente cualificados, no existirá la posibilidad de ajustar la dimensión necesaria de las prestaciones sanitarias a la incidencia real del problema. Lamentablemente, esto es tan obvio y tan elemental en cualquier modelo de planificación que es un poco vergonzoso tener que recordarlo.

Avances en el tratamiento de los tumores cerebrales

Uno de los problemas a los que se enfrentan los cirujanos a la hora de extirpar un tumor es poder eliminarlo sin dañar tejido sano del cerebro del paciente, y en algunos casos la localización del tumor dificulta muchísimo la intervención. ¿Se opera al paciente en todos los casos, o se recurre a otra terapia si resulta muy difícil o peligroso acceder al tumor?

No, sólo se opera al paciente cuando el balance entre el daño que hace el tumor y el potencial daño que se podría hacer al paciente con una cirugía está bien ajustado. Debemos recordar que la cirugía es un medio, un medio para aumentar la supervivencia y la calidad de vida de nuestros pacientes. Así, si la cirugía fuera a provocar secuelas que empeoraran la calidad de vida del paciente, uno de los objetivos clave de la misma se perdería, por lo que no tendría sentido la cirugía como tal. Sin embargo, el adjetivo “peligroso” comienza a tener matices con los nuevos avances quirúrgicos que, si bien no resuelven todos los problemas relacionados con la cirugía, al menos ayudan críticamente a controlar bien muchos riesgos.

Uno de los grandes avances en la cirugía de los tumores cerebrales es la resonancia intraoperatoria, que ha permitido la localización intraquirúrgica en tiempo real del tumor

¿Cuáles son los principales avances tecnológicos que se han introducido en la cirugía de los tumores cerebrales?

Existen dos grandes avances en la cirugía de los tumores cerebrales: por un lado, la exigencia de la formación MIR, auditada y competitiva en el entrenamiento de los neurocirujanos, ha obligado a una capacitación excelente en las manos de quien debe realizar la cirugía; por otro lado, la llegada de la resonancia intraoperatoria -como la que instaló HM Hospitales en HM Universitario Sanchinarro hace medio año- ha permitido la localización intraquirúrgica en tiempo real del tumor, evitando los efectos del movimiento cerebral tras la apertura del cráneo, así como la localización mediante sondas fluorescentes y el control neurofisiológico intraoperatorio. La combinación de estas tres tecnologías junto con la formación MIR, vigente en España desde hace más de 25 años, han hecho de la neurocirugía española una de las más competitivas del mundo.

¿Cómo actúan las terapias biológicas? ¿Es imprescindible incluirlas siempre en el tratamiento de estos tumores?

El tratamiento biológico está incorporándose poco a poco al arsenal terapéutico del que disponemos para el tratamiento de esta enfermedad. Esencialmente, las terapias biológicas persiguen controlar ciertos factores involucrados en la biología tumoral sin jugar un papel determinante en la biología del tejido normal. Ahí se fundamenta su mayor especificidad, que no es completa, frente a la quimioterapia. Actualmente, el planteamiento de incorporación de las terapias biológicas es de forma conjunta con quimioterapia y radioterapia, o tras el fallo de estas modalidades de tratamiento. En cualquier caso, es inminente la llegada del primer fármaco biológico a la primera línea de batalla de esta enfermedad.

Es inminente la llegada del primer fármaco biológico a la primera línea de batalla de esta enfermedad

¿Es posible evitar la recidiva de un tumor cerebral con los tratamientos disponibles en la actualidad?

Con la combinación de una alta tecnificación quirúrgica, las manos de un cirujano de alto nivel, radioterapia muy sofisticada y fármacos de nueva generación tenemos la capacidad de aumentar los tiempos hasta la reaparición de este tipo de enfermedades en los adultos. Sin embargo, en Neuro-Oncología evitar la recidiva no es un concepto similar al de otros tumores sólidos no cerebrales, por lo que nuestros planteamientos son diferentes. Insisto, en cualquier caso, la combinación de sentido común, experiencia, entrenamiento demostrable y tecnología, mucha tecnología, nos permite controlar razonablemente bien los tiempos. Esa es la clave.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD