Podríamos hablar de la existencia de tres formas especiales del acné: en la mujer adulta, conglobata y fulminante. Veamos en qué consiste cada una:

Acné en la mujer adulta

El acné persistente en la mujer con hirsutismo (exceso de hormonas masculinas, de tal forma que desarrolla vello en zonas no comunes para las mujeres como la cara, el pecho o la espalda), que tiene o no irregularidades menstruales, necesita una evaluación para determinar el aumento de la secreción de andrógenos (hormonas masculinas, también presentes en mujeres, pero en menor cantidad). 

Acné en la espalda

Acné conglobata

Acné quístico grave que afecta en mayor grado al tronco que a la cara, con nódulos coalescentes (que acaban uniéndose), quistes y abscesos. La remisión espontánea tarda mucho tiempo en producirse. Este tipo de acné se observa en casos raros de genotipo XYY (varones altos con retraso mental ligero y comportamiento agresivo), o en el síndrome del ovario poliquístico.

PUBLICIDAD

Acné fulminante

Varones jóvenes (de 13 a 17 años). Se produce un inicio agudo de acné quístico grave con supuración y ulceración en todos los casos. También hay malestar, fatiga, fiebre, artralgias generalizadas (dolor en todas las articulaciones), leucocitosis (aumento de leucocitos o glóbulos blancos), y aumento de la velocidad de sedimentación eritrocitaria o globular (que se comprueba mediante una prueba que mide la velocidad a la que se desplazan los glóbulos rojos en una pipeta; su aumento en este caso se debe a la inflamación aguda).

PUBLICIDAD

Creado: 1 de julio de 2010

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD