PUBLICIDAD

Gonorrea
Esta infección bacteriana, que se transmite principalmente mediante contacto sexual, a veces no presenta síntomas. Sin embargo, en la gonorrea es muy importante un diagnóstico precoz para evitar serias complicaciones.

Tratamiento de la gonorrea

Actualizado: 4 de diciembre de 2019

La gonorrea, al ser una infección de origen bacteriano, se trata con antibióticos. Su médico le indicará cuál es el más eficaz frente a esta enfermedad, aunque se establecen tratamientos muy específicos:

Puede ser tratada mediante una única dosis de ceftriaxona (una cefalosporina de nueva generación), inyectada en un músculo; o en su defecto, tomada en forma de pastillas durante una semana.

Es obligatorio el tratamiento a su vez para clamidia, pues como hemos comentado, es muy frecuente la co-infección por estas dos bacterias. Para tratarla, se utilizará doxiciclina o azitromicina. En mujeres embarazadas, el tratamiento para clamidia se puede sustituir por eritromicina, pero siempre debe asociarse un tratamiento para la posible infección por clamidia.

Nunca se automedique, y consulte siempre con su profesional sanitario. La gonorrea puede mostrar multiresistencia a los medicamentos, lo que hace que cada vez sea más difícil de curar con los tratamientos habituales.

Esto se debe a algunas situaciones concretas, como el acceso a la compra de antibióticos por parte del público sin atender a los consejos de los profesionales; la falta de adherencia a los tratamientos, que sólo consigue fortalecer a la bacteria; la prescripción inadecuada del agente antibiótico; mutaciones genéticas de la propia bacteria…

Siga siempre las recomendaciones de su médico y farmacéutico para conseguir el mayor beneficio de los medicamentos contra la infección.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD