PUBLICIDAD

Bebés y niños
Deformaciones craneales en bebés
Existen multitud de tipos de malformaciones craneales en los bebés que traen de cabeza a muchos padres. Profundizamos en las más comunes: la craneosinostosis y la plagiocefalia posicional, y en sus soluciones.
Escrito por Natalia Dudzinska Camarero, Bióloga

Qué son las deformaciones craneales

Se pueden encontrar multitud de tipos de malformaciones o deformaciones craneales en bebés, debido a que existen numerosos factores que las causan. Ya desde que el embrión inicia su desarrollo, pueden producirse fallos que conduzcan a una formación incorrecta de esta estructura. El sistema nervioso comienza a desarrollarse en el ser humano a partir de la tercera semana de embarazo; este complejo proceso, que terminará dando lugar a un cerebro y una médula espinal bien formados, puede verse alterado en el curso de cualquiera de sus etapas, provocando en cada caso un tipo distinto de malformación, con unas consecuencias determinadas. Estas consecuencias pueden ser tan graves que resulten incompatibles con la vida, o suponer un problema menor de fácil solución.

Tras el nacimiento, los órganos y estructuras del bebé no han terminado de formarse, aún deben suceder muchos cambios para que su cuerpo esté preparado para adquirir en el futuro las características de un organismo adulto sano. El cerebro debe aumentar de tamaño y, al mismo tiempo, desarrollar cada vez más circunvoluciones (pliegues característicos del cerebro) y distintos procesos neuronales. Evidentemente, para que se produzca un crecimiento normal, el espacio que contiene al órgano debe permitir su expansión y protegerlo adecuadamente.

El cráneo humano no es una sola pieza, en realidad está formado por ocho huesos, cuatro situados en la parte media y cuatro dispuestos lateralmente. En los adultos estos huesos se encuentran sellados y completamente osificados, ofreciendo la apariencia de una estructura única. En los bebés es distinto, su cabeza debe ser lo suficientemente flexible para permitirle salir por el canal del parto, y además su proceso de crecimiento no ha finalizado y, por eso, los huesos no están del todo osificados (una parte de ellos está formada por cartílago), y lo que se encuentra uniendo los huesos es tejido conjuntivo fibroso. Los espacios que ocupa este tejido entre los huesos se denominan suturas, y las zonas en las que unen más de dos huesos reciben el nombre de fontanelas.

Estas características del cráneo inmaduro hacen que sea fácilmente moldeable, lo que supone una ventaja para que pueda producirse el desarrollo del cerebro pero, al mismo tiempo, lo hace vulnerable frente a determinadas situaciones.

Vamos a describir a continuación los dos casos más comunes de malformaciones o deformaciones craneales:

Actualizado: 26 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

83,2%
de los niños de 13 años tiene teléfono móvil
'Fuente: 'Instituto Nacional de Estadística (INE)''