PUBLICIDAD

Noticias Bebés y niños

Portabebés, un buen sistema si se utiliza correctamente

Ni todos los portabebés ni todas las posturas son adecuados, y un mal uso de este sistema puede causar problemas de salud al bebé, como la displasia de cadera.
Portabebés, un buen sistema si se utiliza correctamente

Niño en el portabebés

04 de Diciembre de 2012

Cada vez aumenta más la demanda de sistemas portabebés –mochilas, pañuelos, bandoleras, mei-tais– que sirven para transportar al niño cómodamente manteniendo al mismo tiempo las manos libres. Este sistema de porteo se utiliza desde hace mucho tiempo en países africanos, por ejemplo, ya que permite a las madres trabajar en el campo o transportar alimentos, agua o enseres, mientras llevan a sus hijos con ellas.

Sus numerosas ventajas han hecho que su empleo se extienda también en los países desarrollados, pero los expertos advierten que ni todos los dispositivos ni todas las posturas son adecuados, y que un mal uso de este sistema puede tener consecuencias negativas para la salud del bebé, como la displasia de cadera.

Ni todos los portabebés ni todas las posturas son adecuados, y un mal uso de este sistema puede causar problemas de salud al bebé, como la displasia de cadera

Los portabebés han sido objeto de diferentes estudios que han llegado a la conclusión de que se trata de un sistema que aporta beneficios tanto al progenitor como al bebé, y destacan que así se evita que el cráneo del bebé se deforme en las zonas sobre las que habitualmente apoya la cabeza al estar tumbado –lo que se conoce como plagiocefalia posicional–, alivia los cólicos del lactante, e incluso ayuda a disminuir el estrés de la madre y el bebé.

Sin embargo, si el portabebés no está diseñado adecuadamente, o los materiales con los que ha sido elaborado no cumplen una serie de requisitos, o cuando el bebé no se transporta en una postura apropiada, este sistema puede facilitar el desarrollo de malformaciones o distrofias en el niño a largo plazo.

Una de las prácticas totalmente desaconsejada por los especialistas es la de llevar al bebé mirando de frente. Así, el bebé siempre debe ir con el pecho pegado al cuerpo de la persona que lo transporta y con las piernas separadas y flexionadas entre 90 y 110 grados, para respetar la posición natural de la cadera. Además, el portabebés no debe ser rígido. Para evitar problemas, estos expertos recomiendan que los padres se asesoren bien antes de adquirir un portabebés y se aseguren de saber utilizarlo correctamente.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD