PUBLICIDAD

Salud al día
Chancroide
El chancro blando o chancroide consiste en la aparición de úlceras genitales muy dolorosas, producidas por una bacteria que se transmite por vía sexual. Conoce sus síntomas, y cómo prevenir y tratar esta infección.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Tratamiento del chancro blando y cómo prevenirlo

En cuanto se sospeche un diagnóstico de chancroide en base a los síntomas mostrados por el paciente, hay que pautar tratamiento. El tratamiento médico apropiado del chancro blando cura la infección, reduce las complicaciones, y previene la transmisión a otras personas. Como enfermedad bacteriana que es, el chancroide se trata con antibióticos, en concreto Azitromicina (1 gramo en una dosis vía oral), Ceftriaxona (250 mg en una dosis intramuscular), o Ciprofloxacino durante 3 días.

Es fundamental tratar a las parejas sexuales de los diez días anteriores al inicio de los síntomas, incluso aunque dichas parejas estén asintomáticas. Además, hay que descartar la presencia de otras enfermedades de transmisión sexual.

Es importantísimo que el paciente no mantenga prácticas sexuales no protegidas durante el tratamiento. En los casos en los que haya un gran ganglio fluctuante, a menudo para su resolución es necesario drenar el mismo por incisión, o bien por aspiración con aguja.

Con el tratamiento apropiado –su toma se facilita mucho con la Azitromicina y la Ceftriaxona, que se administran en una sola dosis– los síntomas del chancro mejoran en 3-7 días, aunque las úlceras más grandes, en personas con infección por VIH, o del prepucio de los varones, pueden necesitar hasta dos semanas para su curación. Si en siete días el paciente no ha mejorado, hay que pensar que no se ha tomado el tratamiento, o que hay otra infección de transmisión sexual sobreañadida.

Cómo prevenir el chancro blando

Para prevenir el chancro blando o chancroide es fundamental practicar sexo seguro. Para ello, se deben utilizar preservativos, y sería mejor no mantener relaciones sexuales con individuos en alto riesgo de padecer enfermedades de transmisión sexual (trabajadores del sexo, personas muy promiscuas). Se debe informar a los viajeros a zonas endémicas de chancroide de los riesgos del sexo no protegido.

No se dispone de vacuna contra Haemophilus ducreyi. Es por ello que solamente la educación a nivel poblacional, de grupos, e individual, permite adoptar prácticas sexuales más seguras y evitar las infecciones de transmisión sexual en general, y el chancroide en particular. Es un esfuerzo en el que debemos participar todos para mejorar la prevención de este tipo de enfermedades.

Por último: si aparece una úlcera genital, hay que consultar en el médico. La vergüenza no es motivo para sufrir una enfermedad de transmisión sexual y no recibir un tratamiento adecuado.

 

Actualizado: 3 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Dra. Sari Arponen

Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón
Dra. Sari Arponen

PUBLICIDAD

Salud en cifras

87.000
personas con enfermedad de Chagas puede haber en España
'Fuente: 'Informe Una batalla por la salud de todos: El liderazgo de España en la lucha contra el Chagas, del Instituto de Salud Global (ISGlobal)''

PUBLICIDAD