Esponja anticonceptiva
La esponja anticonceptiva es un método anticonceptivo femenino de barrera poco conocido y usado. Te contamos en qué consiste, cómo se utiliza, su eficacia para evitar el embarazo, y cuales son sus ventajas e inconvenientes.

Ventajas e inconvenientes de la esponja anticonceptiva

Actualizado: 18 de febrero de 2020

Como todos los métodos anticonceptivos, la esponja anticonceptiva vaginal tiene aspectos positivos y negativos, que te explicamos a continuación para que puedas valorar la conveniencia de usarla en tu caso concreto.

Ventajas de usar una esponja anticonceptiva

  • Es un método que pueden emplear mujeres que desean ocultar que están utilizando un sistema anticonceptivo, porque en ningún caso va a ser apreciado por la pareja, y tampoco se necesita su ayuda o colaboración. “Es insensible para él y para ella”, nos dice el doctor Modesto Rey, ginecólogo y portavoz de la Sociedad Española de Contracepción (SEC).
  • Es un método reversible y que pueden utilizar las mujeres que deseen protegerse de un embarazo de forma puntual con una pareja que saben a ciencia cierta que no padece ninguna enfermedad de transmisión sexual o sida.
  • No tiene los efectos secundarios que pueden presentar los métodos hormonales, como la píldora anticonceptiva.
  • Es válido para las mujeres que por diferentes motivos no pueden usar métodos hormonales de anticoncepción.
  • Se puede colocar varias horas antes de mantener las relaciones sexuales y, por lo tanto, no es necesario interrumpirlas una vez iniciadas.
  • Una vez insertada en la vagina, y durante las siguientes 24 horas, se pueden mantener todas las relaciones sexuales que se deseen sin necesidad de cambiar la esponja.
Enfermedades transmisión sexual

Inconvenientes del uso de la esponja anticonceptiva

  • El espermicida que contiene puede irritar y producir heridas que favorecen las infecciones vaginales.
  • “No es un método anticonceptivo con una alta eficacia” advierte Gemma Castro, responsable de proyectos del área de intervención social de la Federación de Planificación Familiar Estatal. Su eficacia depende de la manipulación y de la destreza al colocarla, y se reduce considerablemente cuando la mujer ya ha tenido hijos.
  • No se puede usar durante la menstruación.
  • Tanto poner la esponja anticonceptiva como retirarla puede resultar complicado, por lo que cuando se utiliza por primera vez, y en sucesivas ocasiones, hasta que se adquiere una buena destreza, conviene utilizar otros métodos, como el preservativo, para evitar fallos.
  • Su extracción no es sencilla, a pesar de la cinta que incorpora. Incluso el disco se puede llegar a rasgar. En este caso si la mujer comprueba que la esponja no salió entera se aconseja acudir a un centro médico para evitar que restos de la misma puedan provocar una infección posterior.
  • No protege de enfermedades de transmisión sexual o del sida.
  • En España no se vende en farmacia y solo se puede adquirir a través de internet por un precio de unos 15 euros.

Creado: 18 de febrero de 2020

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD