Melanoma
El melanoma es el tipo de cáncer de piel más agresivo y los expertos advierten de que su incidencia está aumentando. Sin embargo, con unas sencillas medidas preventivas puedes reducir al mínimo el riesgo de padecerlo.

Qué es un melanoma

Mujer observa un lunar en su espalda
El melanoma es el más grave de los cánceres de piel porque se extiende rápidamente y puede producir metástasis.

Actualizado: 24 de mayo de 2021

¿Qué es el melanoma?

El melanoma es un tipo de cáncer de piel –el más agresivo y letal– que se forma a partir de unas células llamadas melanocitos. Los melanocitos elaboran una sustancia denominada melanina, que es la responsable del color de la piel, el pelo y los ojos. La melanina también protege de los rayos ultravioleta nocivos del sol. Si la piel recibe demasiados rayos ultravioleta, los melanocitos pueden comenzar a dividirse sin control y así comienza el melanoma cutáneo.

Sin embargo, al encontrarse los melanocitos en diversas zonas del organismo, pueden existir melanomas en otros sitios como el ojo, el tubo digestivo o el sistema nervioso.

El melanoma puede aparecer en la piel normal o en un lunar, y es el más grave de los cánceres de piel porque se extiende muy rápidamente a través del sistema linfático o los vasos sanguíneos, llegando a producir metástasis en los ganglios linfáticos y otras áreas del cuerpo humano como el hígado, los pulmones, los huesos y el cerebro.

Según datos 2021 de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), tan solo en España se detectan cerca de 6.100 casos de melanoma cada año. A pesar de no tener un buen pronóstico, si es uno de los cáncer más prevenibles, ya que las medidas para evitarlo se basan en una buena protección solar y en la vigilancia periódica de la piel y los lunares (bastaría con dedicarle un minuto al mes).

Tipo de melanoma

Tipos de melanoma y localizaciones

Los tipos de melanoma más frecuentes son cuatro. Estas son sus características, a quiénes afectan en mayor medida y en qué zonas del cuerpo se localizan:

  • Lentigo maligno-melanoma: supone el 5-10% de los casos de melanoma. Aparece casi siempre en mayores de 60 años, en la cara y sobre una piel dañada por el sol. Tiene un crecimiento lento superficial y tarda mucho en penetrar en profundidad; las metástasis, por tanto, son tardías y se limitan a los ganglios linfáticos cervicales.
  • Melanoma de extensión superficial: es el más frecuente, alrededor del 70% de los casos de melanoma. Es más frecuente en personas de entre 40-60 años y su localización habitual es la citada: varones en el tronco y mujeres en las piernas. Su crecimiento superficial dura menos que el tipo lentigo maligno-melanoma, aun así puede tardar meses o años en penetrar profundamente y diseminarse.
  • Melanoma lentiginoso acral: representan el 10% de todos los melanomas y se localizan principalmente en las palmas, plantas, bajo la uña y en los labios. Su crecimiento superficial es corto y rápidamente crece en profundidad, sin presentar signos típicos de sangrado, picor o dolor. Es más frecuente en personas de raza negra y asiáticos.
  • Melanoma nodular: constituyen el 10-15% de melanomas cutáneos. Su color es homogéneo y su tamaño no aumenta mucho; crece en profundidad rápidamente y es difícil realizar una detección precoz. Es el tipo más agresivo.

Creado: 30 de julio de 2010

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD