PUBLICIDAD

Melanoma
El melanoma es el tipo de cáncer de piel más agresivo y los expertos advierten de que su incidencia está aumentando. Sin embargo, con unas sencillas medidas preventivas puedes reducir al mínimo el riesgo de padecerlo.

Prevención de un melanoma

Actualizado: 22 de mayo de 2019

Hay dos medidas esenciales en la prevención del melanoma: autoexploración y protección de los rayos ultravioleta.

La autoexploración se debe realizar una vez al mes; en ella debe inspeccionarse toda la extensión corporal con la ayuda de espejos, sin olvidar el fondo de las uñas, los pliegues entre los dedos y el cuero cabelludo. Cada lunar o mancha no habitual debe someterse a las reglas que se han citado anteriormente (regla ABCDE, criterios de Glasgow, el Patito feo) y, en caso de duda, siempre consultar a un especialista en dermatología. Hay que recordar que un diagnóstico precoz del melanoma puede salvar la vida.

La protección de los rayos ultravioleta debe incluir la adopción de ciertas medidas:

  • Evitar la exposición al sol entre las 11.00h y las 16.00h.
  • Utilizar siempre crema protectora con un índice adecuado para el fototipo de piel. Repetir la aplicación de la crema cada dos horas, y después de un baño o mucho sudor, incluso si el producto indica resistencia al agua.
  • Secarse bien después de un baño previene las quemaduras por el “efecto lupa” de las gotas de agua.
  • Vestir ropa protectora si se va a estar expuesto mucho tiempo al sol y se tiene un fototipo de piel sensible. Esto incluye sombrero o gorra, gafas de sol y manga larga ligera.
  • Extremar todas estas medidas en lugares donde la luz se refleje en el entorno (mar, nieve, desierto).
  • Evitar las cabinas de rayos UV; está demostrado que su uso aumenta el riesgo de padecer melanoma y otros cánceres de piel.
  • Vigilar la medicación que aumenta la sensibilidad a la luz solar, para ello consultar al médico y leer los prospectos.
  • Los niños menores de 6 meses no deben exponerse nunca al sol, y los menores de 3 años solo podrán hacerlo con una protección muy alta.

Por último, insistir en la consulta al dermatólogo ante cualquier indicio sospechoso en una mancha de la piel; los pacientes con más de 50 lunares o con antecedentes familiares directos de melanoma deben acudir con regularidad al dermatólogo para hacerse un examen completo.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD