PUBLICIDAD

Urografía
La urografía es una prueba de imagen que permite estudiar el aparato urinario (riñones, uréteres, vejiga y uretra) y detectar posibles patologías, con la inyección de un contraste yodado que lo ‘dibuja’ en una radiografía.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
Mujer con cólico renal

Un cólico renal es uno de los motivos para realizar una urografía

Se realiza una urografía cuando se quieren estudiar las vías urinarias (riñones, uréteres, vejiga o uretra), ya sea por motivos diagnósticos (se quiere detectar o confirmar alguna enfermedad), o para planificar intervenciones posteriores. Las situaciones en las que más se utiliza la urografía son las siguientes:

  • Cólico renal: sucede cuando las sales disueltas en la orina precipitan y forman verdaderas piedras que se quedan encajadas en las vías urinarias obstruyendo el paso de la orina. Producen grandes dolores, y para detectarlas no es suficiente con una ecografía o una radiografía de abdomen, se necesita muchas veces una urografía.
  • Estenosis ureteral: a veces los uréteres se estrechan demasiado, favoreciendo el enclavamiento de cálculos e impidiendo el paso de la orina. Su origen puede ser congénito (desde el nacimiento) o provocado por alguna infección o cirugía.
  • Malformación de las vías urinarias: el estudio urográfico nos permite visualizar las vías urinarias en su forma y tamaño. A veces se dan hipoplasias (falta de desarrollo) de alguna de las partes de las vías urinarias. Otras veces se pueden llegar a detectar incluso un riñón de más u otras alteraciones benignas.
  • Perforaciones internas: en ocasiones no es fácil identificar cuál es el punto por el que se está produciendo una pérdida de orina. La urografía permite ver directamente dónde está la rotura del uréter o vejiga por la que se escapa el contraste radiológico.
  • Pérdida de sangre: orinar sangre puede suceder por muchos motivos, uno de ellos es el sangrado activo de alguna zona de las vías urinarias. Se podría observar una llegada de contraste yodado a través de un punto concreto mucho antes de que se filtre por lo riñones como es natural.
  • Identificación de tumores: una urografía puede ayudar a localizar tumores malignos y benignos, ya que su circulación sanguínea es muy irregular y se diferencia en el riñón. Cuando los tumores suceden en la vejiga o uréteres se observarán muescas en el contraste yodado, como una ocupación del interior de las vías
  • Planificación de cirugías: en ocasiones la urografía se utiliza antes de realizar cirugías del aparato urinario para poder conocer con más detalle la anatomía de esa región del cuerpo. A día de hoy se utiliza poco gracias al desarrollo de la tomografía computarizada (TC) y la resonancia magnética (RM).

Actualizado: 15 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD