PUBLICIDAD

Pruebas médicas
Espirometría
La espirometría es una prueba no invasiva que permite conocer la función pulmonar de una persona. Consiste en respirar por la boca a través de un pequeño tubo, y forzar la respiración para medir el flujo aéreo.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología

Resultados de la espirometría

Los resultados de la espirometría se obtienen en el mismo momento de hacerla y deberán ser interpretados por un neumólogo o médico con experiencia. En el informe habrá una serie de datos que ayudan a comprender qué tipo de alteración de la función pulmonar tienes.

Los valores que se obtienen de la espirometría simple son:

  • Volumen corriente: es el volumen de aire que intercambiamos con la respiración habitual. Suele ser de 0,5 L.
  • Volumen de reserva inspiratorio y espiratorio: es el volumen de aire que podemos inspirar o espirar si forzamos la respiración al máximo. Podemos llegar a inspirar 3 L más y 1,1 L más de lo normal.
  • Capacidad vital: es la suma del volumen corriente + volumen de reserva inspiratorio + volumen de reserva espiratorio. Es por tanto todo el volumen de aire que podemos soltar desde una inspiración máxima.

Lo que no podemos estudiar con una espirometría es la capacidad pulmonar total, es decir, el volumen total de aire que son capaces de retener los pulmones. Esto sucede porque siempre queda algo de aire en los pulmones incluso cuando realizamos una espiración máxima, es el volumen residual.

Los valores que se obtienen en una espirometría forzada son:

  • Volumen espiratorio forzado en el primer segundo (VEF1 o FEV1): es el volumen de aire que somos capaces de expulsar de golpe en el primer segundo de espiración.
  • Capacidad vital forzada (CVF o FVC): se cuenta el tiempo que tardamos en expulsar todo el aire posible desde una inspiración máxima
  • Índice de Tiffeneau: se obtiene al dividir el FEV entre la FVC. Así se sabe qué porcentaje de volumen se expulsa en el primer segundo respecto al volumen total de aire expulsado. Es el valor más importante porque permite clasificar el patrón pulmonar en obstructivo o restrictivo. El valor normal es 80%.
  • Flujo espiratorio forzado entre el 25-75% de la FVC: es un valor que tiene una interpretación complicada. Es el primero en alterarse en los fumadores y permite detectar si en el futuro habrá una obstrucción pulmonar grave.

Actualizado: 14 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

David Saceda Corralo

Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
David Saceda

PUBLICIDAD

Salud en cifras

Tres
millones de personas en España padecen dolor neuropático
'Fuente: 'Sociedad Española de Neurología''

PUBLICIDAD