El cáncer de pulmón es un tumor maligno que nace en el pulmón o en los bronquios, y que puede extenderse a otras localizaciones como el cerebro, los huesos, el hígado y a los ganglios. Es el tumor maligno más mortal, siendo el segundo en frecuencia entre los hombres, detrás del cáncer de próstata; y el segundo más habitual también entre las mujeres, detrás del cáncer de mama. Supone más de un millón de muertes anuales en todo el mundo. Y en los casos en los que se sobrevive, las consecuencias de una extirpación de un pulmón o de alguno de sus lóbulos puede generar una importante limitación respiratoria en pacientes que suelen tener una reserva pulmonar disminuida.

PUBLICIDAD

Existe una relación directa entre tabaquismo y cáncer de pulmón –sobre todo el cáncer de células pequeñas o microcítico–, y es ahí donde puede empezar a vencerse a esta enfermedad. De hecho, en la última década se ha registrado un descenso leve de su incidencia debido al éxito de las campañas antitabaco y su concienciación. Por desgracia, aproximadamente el 85% de los pacientes fallecen cinco años después de ser diagnosticados, puesto que en muchas ocasiones el tumor se halla extendido en el momento de su diagnóstico. Hasta el 50% de los casos se diagnostican en una fase localmente avanzada. Puede manifestarse inicialmente como un nódulo solitario en una radiografía realizada por otro motivo, y sólo si se biopsia este nódulo puede identificarse como maligno. En esta situación inicial, la tasa de curación es mayor.

Cáncer de pulmón: altamente mortal, pero evitable

Más del 80% de los casos de cáncer de pulmón derivan exclusivamente de la exposición al humo del tabaco. Todo ello indica que a pesar de su alta mortalidad es uno de los cánceres más evitables. Sin embargo, aunque el tabaco es el principal responsable de la aparición de esta afección, cualquier persona puede desarrollar un cáncer de pulmón. Y es que, otros factores ambientales, metabólicos, genéticos, hormonales y alimentarios, pueden estar de alguna forma implicados en su aparición.

PUBLICIDAD

La mortalidad asociada a este tumor sigue aumentando, ya que en 2020 fallecieron 21.918 personas por tumores malignos de la tráquea, los bronquios y el pulmón (16.615 varones y 5.303 mujeres), según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), y según la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) es el tipo de tumor más letal en los varones, seguido del cáncer de colon, y el segundo más mortal en las mujeres, tras el cáncer de mama. En 2020 fallecieron por su causa 1.796.144 personas en todo el mundo (lo que supone el 18% de la mortalidad total por cáncer), según la SEOM, y se prevé que en 2030 fallezcan 2,3 millones si no se adoptan medidas de prevención adecuadas. En nuestro país, y según datos de la Red Española de Registros de Cáncer se estima que en 2022 se diagnosticarán 30.948  nuevos casos (22.316 en hombres y 8.632 en mujeres).

PUBLICIDAD

Cáncer de pulmón, cada vez más frecuente en mujeres

El cáncer de pulmón es uno de los más mortales y con mayor incidencia. Un dato demoledor es que cada 20 minutos muere una persona en España debido a este cáncer, afirman desde el Grupo Español de Cáncer de Pulmón  (GECP). En los últimos 30 años han sido muchas las campañas contra el tabaquismo, y esto, junto al desarrollo de nuevos tratamientos, ha contribuido a que disminuya notablemente el número de hombres que fallecen por cáncer de pulmón. Por el contrario, el número de mujeres con cáncer de pulmón ha aumentado y en 2019 el cáncer de pulmón pasó de ser el cuarto tumor más diagnosticado en mujeres a ser el tercero de esta lista, donde se mantiene en 2022, debido a que desde los años 70 del pasado siglo aumentó el número de mujeres fumadoras, por ello, también se espera que se produzca un incremento en la incidencia de los otros tumores relacionados con el tabaco en la población femenina, como los de la cavidad oral y faringe o la vejiga urinaria.

PUBLICIDAD

 

Creado: 15 de noviembre de 2010

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD