Sigmoidoscopia
La sigmoidoscopia permite visualizar la parte baja del intestino grueso, el sigma y recto, introduciendo un endoscopio a través del ano, para detectar alteraciones del colon. Descubre cómo se lleva a cabo y cómo prepararte.

Qué es la sigmoidoscopia

Actualizado: 27 de enero de 2022

La sigmoidoscopia es una técnica que permite visualizar la parte final del intestino grueso, el sigma y el recto. Con esta prueba se pueden detectar alteraciones locales del colon, desde hemorragias hasta tumores. Al contrario que con la colonoscopia, con la sigmoidoscopia no se puede estudiar todo el colon, por lo que sólo sirve para realizar un estudio inicial, pero a veces esto es suficiente.

PUBLICIDAD

Para realizar esta prueba se utiliza un sigmoidoscopio, que es un endoscopio fino que mide unos 15-20 cm de largo y menos de 1 cm de diámetro. A día de hoy se utilizan sigmoidoscopios flexibles, que son más seguros porque se doblan fácilmente entre las curvaturas del sigma. En el extremo tiene una luz halógena, que no emite calor, y una cámara sencilla que graba las imágenes en directo y las transmite por fibra óptica a una pantalla.

La técnica la realiza el gastroenterólogo, que es el médico especialista en el aparato digestivo, y que es quien considerará cuándo es necesario realizarla y cuándo puede aportar información útil. Ya que no se introduce por todo el colon, la preparación previa es más sencilla que la necesaria para una colonoscopia. Tan solo hay que limpiar el sigma y el recto para que las heces no dificulten el estudio de la mucosa intestinal.

PUBLICIDAD

La sigmoidoscopia en ningún momento produce dolor al paciente, incluso puede realizarse sin sedación, al contrario que la colonoscopia. Por su comodidad y su efectividad se considera una prueba rápida para el diagnóstico de enfermedades de la parte baja del intestino grueso, que puede ser suficiente para obtener un diagnóstico directo, o ser el paso previo a realizar una colonoscopia.

Intestino grueso
Con la sigmoidoscopia se pueden diagnosticar patologías inflamatorias

Cuándo se hace una sigmoidoscopia

Se realiza una sigmoidoscopia cuando se quiere estudiar el interior del intestino grueso, desde el canal anal hasta el sigma, pasando por el recto. Con la simple visión directa se pueden diagnosticar enfermedades inflamatorias o tumorales. Las indicaciones más frecuentes de la sigmoidoscopia son:

PUBLICIDAD

  • Diarreas o estreñimiento: los cambios en el ritmo intestinal de forma intermitente pueden deberse a enfermedades inflamatorias intestinales (como la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn). La sigmoidoscopia puede identificar áreas de inflamación que justifiquen esas alteraciones.
  • Hemorragia: se puede realizar una sigmoidoscopia para identificar el origen del sangrado con las heces. Puede deberse a hemorroides, fisuras, heridas, o tumores. Si no se observa un punto sangrante se debe valorar realizar una colonoscopia.
  • Dolor de abdomen: el dolor intenso puede deberse a patologías del aparato intestinal; si se acompaña de otros síntomas puede ser la presentación inicial de la enfermedad de Crohn. La sigmoidoscopia podría identificar la inflamación local.

    PUBLICIDAD

  • Pérdida de peso: perder peso puede estar en relación con malabsorción intestinal (diarreas infecciosas o enfermedad inflamatoria intestinal) o cáncer. Puede ser útil para detectar cáncer, pero no sirve para la prevención del cáncer porque para ello se debe estudiar todo el colon en su totalidad.

Creado: 28 de agosto de 2014

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD