Cáncer de cabeza y cuello
La técnica del ganglio centinela, que permite evitar la realización de cirugía cervical en casi 8 de cada 10 pacientes con cáncer de cabeza y cuello, ha empezado a utilizarse de manera protocolaria en los hospitales.
Dr. Arturo Bilbao

Escrito por:

Dr. Arturo Bilbao

Presidente de la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial (SECOM)

Avances en cirugía de cáncer de cabeza y cuello

Actualizado: 28 de noviembre de 2022

En una operación de cáncer de cabeza y cuello, los cirujanos orales y maxilofaciales se encargan de extirpar las áreas tumorales afectadas así como de su reconstrucción, procurando el mínimo de secuelas posible para el paciente.

La técnica del ganglio centinela, capaz de identificar el ganglio linfático que podría verse invadido por el tumor ha empezado a utilizarse de manera protocolaria en cáncer de cabeza y cuello en los servicios de cirugía oral y maxilofacial de diversos hospitales españoles, lo que permitirá evitar la realización de cirugía cervical en casi 8 de cada 10 pacientes, como se puso de manifiesto en el congreso nacional de la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial, celebrado en Valladolid.

PUBLICIDAD

Hasta ahora se realizaba un vaciamiento cervical a la práctica totalidad de los pacientes de cáncer de cabeza y cuello, bien fuese terapéutico, preventivo o para determinar la extensión de la enfermedad, pero menos de la tercera parte de los pacientes presentaban metástasis ganglionares. La aplicación de la técnica del ganglio centinela y un vaciamiento ganglionar más selectivo, según su estadio, permitirá reducir efectos secundarios de la intervención y acelerar la recuperación del paciente.

La técnica consiste en inyectar un isótopo radiactivo que permite detectar los ganglios en los que se produce el drenaje de la zona tumoral para después determinar de manera intraoperatoria si está infiltrado por células cancerosas, de modo que se puede indicar la necesidad de una actitud más agresiva.

PUBLICIDAD

Las metástasis linfáticas se desarrollan en entre un 20% a un 30% de los pacientes con cáncer oral en estadios precoces y en la mayoría de los centros se realizaba hasta ahora disección electiva de cuello, por lo que de un 70% a un 80% estaban expuestos a una eventual morbilidad sin beneficios. La utilidad de la biopsia de ganglio centinela, probada en melanoma y cáncer de mama, se ha visto también validada en cáncer de cavidad oral tras la publicación en 2010 de un estudio en la revista Journal of Clinical Oncology. Para ello se comparó la técnica del ganglio centinela con el resto de ganglios obtenidos en la disección de cuello. Se evidenció que la tasa de falsos negativos en cáncer de suelo de boca alcanza un 25%, no así para el resto de los cánceres orales que alcanzó alrededor de un 10%. Además, no se encontraron falsos negativos en fases precoces ni en los procedimientos realizados por cirujanos con experiencia.

PUBLICIDAD

En fases precoces (estadios I y II) la cirugía consigue cifras de curación próximas al 80%. Sin embargo, sólo un tercio de los pacientes son diagnosticados en estas fases, comenta el doctor Redondo. Cuando la enfermedad se presenta en fase local avanzada (estadios III y IV), la supervivencia a los 5 años es del 30% de los pacientes.

Tratamiento farmacológico del cáncer escamoso de cabeza y cuello

El cáncer de células escamosas de cabeza y cuello es la sexta neoplasia más común a nivel mundial, y más del 90% de los cánceres de cabeza y cuello son carcinomas de células escamosas que se desarrollan en el epitelio de revestimiento de la mucosa del tracto aéreo-digestivo superior.
El tratamiento que se administra a estos pacientes depende en función del estadio de la enfermedad y sus características. A los que tienen un tumor local o localmente avanzado se les  somete a cirugía o radioterapia acompañada de quimioterapia o terapia biológica, con fines curativos. Pero en pacientes con tumores en fases tempranas la tasa de recurrencia es de entre el 10 y el 20%, y en estadios localmente avanzados oscila entre el 20 y el 50%. Además, en alrededor del 10% de los pacientes presenta metástasis en el momento del diagnóstico.

PUBLICIDAD

El cáncer de células escamosas de cabeza y cuello metastásico o recurrente también se puede tratar con el medicamento pembrolizumab, un anticuerpo monoclonal que se une a la proteína PD-1 para ayudar a las células del sistema inmunológico a eliminar a una mayor cantidad de células cancerosas. El ensayo clínico de fase III KEYNOTE-048, en el que han participado científicos del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO), ha demostrado que su uso en primera línea, tanto en monoterapia, como combinado con quimioterapia, mejora los resultados en pacientes con cáncer de células escamosas de cabeza y cuello metastásico o recurrente que expresan PD-L1, según se ha publicado en Journal of Clinical Oncology.
La Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha aprobado el uso de pembrolizumab con o sin quimioterapia en primera línea, basándose en el análisis por biomarcador presentado en el ensayo clínico de fase III KEYNOTE-048.

Creado: 25 de julio de 2011

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD