PUBLICIDAD

Salud al día
Arterioesclerosis
Modificar el estilo de vida, para eliminar sus factores de riesgo, es la clave para evitar la arteriosclerosis, una afección que consiste en que las arterias se vuelven rígidas y gruesas, lo que dificulta la circulación sanguínea.
Escrito por María Alba Jiménez, Licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares y residente de pediatría en el hospital La Paz de Madrid
Revisado por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Enfermedades cardiovasculares

Las enfermedades cardiovasculares se cobran cada año muchas más vidas que el cáncer y los accidentes juntos. Actualmente se trata de la primera causa de muerte en Occidente y su incidencia aumenta cada vez más.

Por su gravedad y su amplia prevalencia se hace obligatorio concienciarse de este problema y conocer los factores que lo favorecen para poder prevenirlos, convirtiéndose precisamente la prevención de los factores de riesgo en el principal objetivo del tratamiento de la enfermedad cardiovascular.

¿Cómo se producen las enfermedades cardiovasculares?

El sistema circulatorio es el circuito por el que viaja la sangre a los diferentes tejidos que componen el organismo. Está formado por los vasos sanguíneos, que recorren todo nuestro cuerpo y el corazón.

Hay dos tipos de circulación en el cuerpo humano: la circulación pulmonar, que lleva la sangre a los pulmones para que allí se cargue de oxígeno; y la circulación sistémica, que viaja por todo el organismo para llevar por las arterias esta sangre oxigenada que viene del pulmón a todos y cada uno de los órganos y tejidos del cuerpo. Una vez que los tejidos se han oxigenado, la sangre, ya desprovista de oxígeno, vuelve al corazón a través de los vasos sanguíneos conocidos como venas.

Este sistema circulatorio puede verse afectado por diversas enfermedades que provoquen serias consecuencias en todo el organismo. Algunos de los trastornos que sufre se originan a nivel del corazón, la bomba encargada de impulsar la sangre hacia todos los órganos del cuerpo. Otros problemas son el resultado de enfermedades de los propios vasos sanguíneos, ya sea porque su pared se encuentra debilitada, o a causa de la formación de coágulos e inflamación en las venas, entre otros.

Principales factores de riesgo cardiovascular

Todas las alteraciones que pueden afectar al sistema circulatorio se ven gravemente favorecidas por la presencia de ciertos factores que inciden negativamente sobre la salud del paciente. Estos factores de riesgo cardiovascular están asociados a ciertos aspectos del estilo de vida, que pueden ser a su vez no modificables o modificables. Entre los primeros se encuentra el sexo, la edad, la genética (cada vez se da más importancia a los antecedentes familiares), y la raza; y entre los que sí se pueden controlar porque podemos actuar sobre ellos y modificarlos, destacan el tabaco, la inactividad física, la obesidad, el colesterol, la tensión arterial y la diabetes. Como consecuencia de estos factores se produce un daño en los vasos sanguíneos, muchas veces irreversible.

El trastorno más común que produce la presencia de estos factores en los pacientes es la arteriosclerosis que, a su vez, es causa de los ataques cardiacos o anginas de pecho, entre otros muchos problemas cardiovasculares.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Escrito por:

María Alba Jiménez

Licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares y residente de pediatría en el hospital La Paz de Madrid
María Alba Jiménez

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Dr. Juan Carlos Galofré

El Dr. Juan Carlos Galofré es el coordinador del área de conocimiento del tiroides de la SEEN.

Dr. Juan Carlos Galofré

Experto en tiroides y especialista en endocrinología de la Clínica Universidad de Navarra
“Hay cierta predisposición genética tanto al hiper como al hipotiroidismo; probablemente la alteración sea de origen autoinmune, y puede interactuar con factores ambientales, no del todo bien conocidos –estrés, el tipo de alimentación, un embarazo, u otros– que son los que disparan la disfunción tiroidea”

Salud en cifras

1.400
personas mueren cada año en España a causa de un atragantamiento
Fuente: 'Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES)'

PUBLICIDAD