Hemorroides
Resolvemos las dudas más frecuentes sobre esta incómoda afección, y te explicamos cuáles son los factores de riesgo que predisponen a la aparición de hemorroides, y las mejores formas de aliviar las molestias que ocasionan.

Hemorroides

¿Qué son las hemorroides?

Las hemorroides, también conocidas como almorranas, se producen cuando las venas situadas en la zona baja del recto o en el ano se dilatan excesivamente, convirtiéndose así en varicosidades. Estas dilataciones, además de ser molestas, pueden ser dolorosas.

Tipos de hemorroides

Se distinguen tres tipos de hemorroides atendiendo a su situación respecto al conducto anal:

  • Hemorroides Internas: si las venas afectadas se localizan en la zona baja del recto, por encima del ano, y están cubiertas por mucosa.
  • Hemorroides Externas: cuando están situadas debajo de la unión del ano con el recto.
  • Hemorroides Mixtas: si afectan a los dos tipos de venas.

Síntomas de las hemorroides

Algunos casos de hemorroides leves son asintomáticos, pero los síntomas más habituales son:

  • Sangrado: se produce generalmente al defecar. Normalmente es escaso y se detecta por rastros de sangre en la taza o manchas en el papel higiénico.
  • Prolapso: se trata de un bulto que aparece cuando las hemorroides salen desde el interior del ano y resulta difícil introducirlas de nuevo.
  • Secreción: la secreción de moco procedente de la propia mucosa anal es típica de hemorroides internas. Puede causar irritación de la piel y provocar prurito (picor) o sensación de quemazón, especialmente durante la defecación.
  • Dolor: las hemorroides internas no suelen doler, al contrario de las externas, que son particularmente molestas cuando salen fuera del ano por la presión del anillo anal.
 

Temas en este artículo

Actualizado: 22/04/2014

PUBLICIDAD

Entrevista

Mariano Esteban

Virólogo experto en ébola

"Al igual que el suero hiperinmune, el ZMapp se tiene que administrar al enfermo lo más rápidamente posible tras la infección, y en ese caso sí demuestra eficacia"

 

3% de los niños en edad escolar sufre escoliosis

Esta desviación severa de la columna vertebral, que puede llegar a causar problemas cardiopulmonares o daños neurológicos, necesita cirugía para corregirse en uno de cada diez afectados.

Fuente: 'Sociedad Española del Estudio de las Enfermedades del Raquis (GEER)'

 

PUBLICIDAD