Lepra
Conoce todo sobre la lepra, una enfermedad crónica, que se transmite de persona a persona y, si no se trata correctamente, puede causar lesiones progresivas y permanentes en piel, mucosas, nervios, ojos y extremidades.

Tratamiento y prevención de la lepra

Antiguamente se aislaba a los enfermos, pero se ha comprobado que esto no es necesario porque la lepra solo es contagiosa en la forma lepromatosa cuando los enfermos no reciben tratamiento, e incluso en estos casos no se transmite fácilmente, por lo que sólo las personas que conviven con un leproso durante mucho tiempo son susceptibles de contraer la infección. Además, la mayoría de las personas poseen inmunidad natural frente a la lepra, por lo que aunque se infecten, su sistema inmunitario combate con eficacia a la bacteria y no llegan a padecer la enfermedad.

La mejor prevención para evitar la diseminación de la lepra es su detección precoz para instaurar cuanto antes el tratamiento adecuado. Además, las personas que convivan o hayan tenido un contacto estrecho con el enfermo deben ser examinados por un médico para descartar posibles contagios.

Los antibióticos pueden frenar el avance de la lepra, e incluso curarla aunque, dependiendo de la gravedad de la infección, muchos pacientes tienen que medicarse de por vida para evitar recaídas.

Los antibióticos que se utilizan con mayor frecuencia para tratar la lepra son la dapsona, la rifampicina y la clofazimina. Otros fármacos que también se administran a los enfermos de lepra son la claritromicina, la ofloxacina, la etionamida y la minociclina.

Con frecuencia se emplea una combinación de fármacos para combatir la infección, ya que el tratamiento multimedicamentoso ha demostrado una gran efectividad en la lucha contra la enfermedad (desde 1985 la incidencia de la lepra en el mundo se ha reducido en un 90%).

En la actualidad, la lepra puede curarse, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha fijado el objetivo de reducir su prevalencia a un caso por cada 10.000 habitantes a nivel mundial, y eliminarla así de la lista de problemas de salud pública. En algunos países este objetivo está más que superado, sin embargo, todavía quedan zonas muy afectadas en otros países como Brasil e India.

Para poder erradicar la lepra es preciso establecer dos estrategias fundamentales:

  • Incorporar servicios especializados en la lucha contra la enfermedad en los servicios de salud pública de los países donde la enfermedad es endémica, facilitando el acceso de la población a estos servicios para obtener un diagnóstico precoz.
  • Proporcionar a los enfermos la medicación adecuada de forma gratuita. El diagnóstico y el tratamiento precoces de la enfermedad disminuyen significativamente las secuelas de la lepra, y posibilitan que los enfermos puedan llevar una vida normal.
 

Temas en este artículo

Actualizado: 23/01/2013

PUBLICIDAD

Entrevista

Mariano Esteban

Virólogo experto en ébola

"Al igual que el suero hiperinmune, el ZMapp se tiene que administrar al enfermo lo más rápidamente posible tras la infección, y en ese caso sí demuestra eficacia"

 

99% se han reducido los casos de polio en los últimos 25 años

Las campañas de vacunación han permitido que el 80% de la población mundial viva ya en zonas donde se ha erradicado la poliomielitis, una enfermedad que afecta sobre todo a niños menores de cinco años.

Fuente: 'Organización Mundial de la Salud'

 

PUBLICIDAD