Pruebas médicas
Electrocardiograma
El electrocardiograma evalúa el ritmo y la función cardiaca a través de un registro de la actividad eléctrica del corazón, por lo que se usa para diagnosticar problemas cardiacos, patologías pulmonares, trastornos de los iones...
Escrito por Dr. Pablo Rivas, Especialista en medicina interna

Cómo se hace un electrocardiograma

La prueba del electrocardiograma (EKG) es absolutamente indolora.

Para su realización la persona se tumba boca arriba en una cama o camilla. Si no tolera el estar tumbado del todo, le subirán el cabecero de la cama.

Le solicitarán que se desprenda de todos los objetos metálicos que lleve encima (reloj, pulseras, anillos, pendientes, monedas, cinturones…), ya que pueden alterar el registro.

El técnico le pondrá seis electrodos, como parches o pegatinas, en la parte anterior izquierda del pecho, un electrodo en cada tobillo y uno en cada muñeca. A veces en lugar de pegatinas se usan unas pequeñas ventosas. En caso de personas amputadas o personas que llevan una escayola, la pegatina se pone en la parte de la extremidad que lo permita, o en el tronco, lo más próximo posible a la extremidad. En ocasiones es necesario limpiar con alcohol, o incluso rasurar, la zona donde se ponen las pegatinas para facilitar la conducción a través de los electrodos.

Finalmente, se conectan unos cables a los electrodos y estos al aparato del EKG. La recogida del registro dura unos pocos segundos en los que hay que permanecer quieto y sin hablar, aunque se puede respirar con normalidad.

Muchas veces, cuando los pacientes están en observación o ingresados, y es necesario realizar varios electrocardiogramas el mismo día, puede que las pegatinas no se retiren y se utilicen las mismas en los EKG sucesivos. Esto ayuda a comparar los electrocardiogramas, pues han tomado el registro exactamente en los mismos puntos. Sin embargo, si se va a casa le retirarán las pegatinas inmediatamente tras la realización de la prueba o se las puede retirar usted sin problemas.

Complicaciones de un electrocardiograma

La prueba del electrocardiograma no tiene ningún tipo de complicación. No pasa corriente eléctrica por el cuerpo. Si hay que rasurar la piel puede notar alguna pequeña molestia. En raras ocasiones, las pegatinas pueden dar una pequeña irritación en la piel o puede notar alguna molestia al retirarlas. Se puede realizar una vida normal tras la prueba.

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Dr. José Ramón Germà Lluch

Dr. José Ramón Germà Lluch, experto en oncología y autor de 'Los siete pilares anticáncer'.

Dr. José Ramón Germà Lluch

Director científico en el Instituto Catalán de Oncología y autor de 'Los siete pilares anticáncer'
“El estrés produce alteraciones en algunos neurotransmisores que incluso pueden reducir la inmunidad del paciente. Esto no significa que el estrés sea capaz de inducir el cáncer, pero probablemente un cáncer incipiente se pueda manifestar antes en situaciones de baja inmunidad y de mayor estrés”

Salud en cifras

38%
se reduce la mortalidad por leucemia en niños menores de 14 años en la UE
Annals of Oncology