Electrocardiograma
El electrocardiograma evalúa el ritmo y la función cardiaca a través de un registro de la actividad eléctrica del corazón, por lo que se usa para diagnosticar problemas cardiacos, patologías pulmonares, trastornos de los iones…

Resultados de un electrocardiograma

Actualizado: 27 de abril de 2018

El electrocardiograma (EKG) se obtiene en muy pocos segundos. Sin embargo, la interpretación del registro requiere una formación específica y ha de ser realizado por algún cardiólogo, médico o personal sanitario entrenado. Por ello, se puede dar el resultado de la prueba algún día después de su realización.

Su médico le informará de los resultados del electrocardiograma y le indicará si precisa de nuevas revisiones o la realización de otros procedimientos. No todas las patología cardiacas se reflejan en un EKG.

En la interpretación del electrocardiograma, el especialista evalúa principalmente:

  • La frecuencia cardiaca, que en condiciones normales está entre 60 y 100 latidos por minuto.
  • El ritmo cardiaco, que cuando es normal se conoce como ritmo sinusal. Significa que el latido se ha originado con normalidad en el nodo sinusal y ha seguido las vías habituales por el corazón sin interrupciones ni arritmias.
  • El eje del corazón. Es decir, si el corazón está en su localización habitual con la punta hacia la izquierda. Algunas patologías pueden cambiar el eje del corazón hacia la derecha o rotarlo excesivamente hacia la izquierda.
  • Hipertrofias o crecimientos de las aurículas o de los ventrículos.
  • Signos de falta de riego en el corazón (isquemia) que producen cambios característicos en algunas partes del trazado del EKG.

Creado: 3 de agosto de 2012

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD