PUBLICIDAD

Salud al día
Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)
Entre un 3% y un 7% de la población infantil padece hiperactividad, un trastorno que suele traer de cabeza a padres, familiares y profesores. Conoce sus síntomas y cómo ayudar a los afectados.
Escrito por Ángel García de Lucas, Biólogo experto en neurociencia, biofísica, dolor e imagen molecular

Síntomas de la hiperactividad o TDAH

Los principales síntomas asociados al trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) son:

Déficit de atención

  • En ocasiones no parece escuchar cuando se le habla directamente.
  • No suele seguir instrucciones, y no finaliza tareas escolares, encargos u obligaciones en el centro de trabajo (pero esto no se debe a comportamiento negativista o a una incapacidad para comprender instrucciones).
  • Tiene dificultades para organizar tareas y actividades.
  • Evita, le disgusta o es renuente a dedicarse a tareas que requieren un esfuerzo mental sostenido (como trabajos escolares o domésticos).
  • A menudo extravía objetos necesarios para tareas o actividades (como juguetes, ejercicios escolares, lápices, libros o herramientas).
  • Se distrae fácilmente por estímulos irrelevantes.
  • Es descuidado en las actividades diarias.

Hiperactividad

Niño apuntando con un tirachinas

Es un exceso de actividad que se puede observar en que:

  • Mueve en exceso manos o pies, o se remueve en su asiento.
  • A menudo abandona su asiento en la clase o en otras situaciones en que se espera permanezca sentado.
  • Corre o salta excesivamente en situaciones en las que es inapropiado hacerlo (en adolescentes o adultos puede limitarse a sentimientos subjetivos de inquietud).
  • Tiene dificultades para jugar o dedicarse tranquilamente a actividades de ocio.
  • Suele estar siempre en movimiento y actuar como si tuviera un motor.
  • Habla en exceso.

Impulsividad

Es lo que se conoce como “actuar sin pensar”. Las manifestaciones de la impulsividad son:

  • Con frecuencia precipita las respuestas antes de que las preguntas hayan sido formuladas por completo.
  • Tiene dificultades para guardar turno.
  • A menudo interrumpe o se inmiscuye en las actividades de otros (se entromete en conversaciones o juegos).

Actualizado: 31 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

40%
de los pacientes con alguna enfermedad reumática considera que su dolor no está controlado
'Fuente: 'Sociedad Española de Reumatología (SER)''

PUBLICIDAD